Ver más artículos

La violencia sexual es una de las manifestaciones de la violencia de gran incidencia en nuestro país, esto a pesar de que es uno de los delitos menos reportados. Según estimados del Centro de Control de Enfermedades del Departamento de Salud Federal, sólo el 16% de los casos de violencia sexual son reportados a las autoridades.
La Organización Mundial de la Salud define la violencia sexual como: todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo. (OMS, 2002)
La violencia sexual incluye todo acto de índole sexual donde no existe el consentimiento de una de sus partes. Es un acto de violencia deliberado por parte de la persona agresora donde se ultraja emocional y físicamente la integridad del ser humano. Es una dinámica de abuso de poder y control, que incluye el abuso psicológico, la intimidación y manipulación de la víctima. La violencia sexual incluye la agresión sexual entre parejas, por un extraño, por un conocido o por un familiar.
Más preocupante aún es el hecho de que la violencia sexual tiene efectos muy profundos en la salud física y la salud mental de los(as) sobrevivientes. Las agresiones causan lesiones físicas cuyas consecuencias pueden ser inmediatas o a largo plazo, tales como infecciones de transmisión sexual, embarazos, entre otros. Además, tienen un impacto en la salud mental de las víctimas, cuyas secuelas pueden ser tan graves como los efectos físicos y también muy prolongadas (OMS, 2004). Por sus consecuencias e implicaciones en la salud física y mental de las víctimas, se estima que la violencia sexual es uno de los crímenes más costosos, sobrepasando inclusive los asesinatos.
¿Qué hacer si eres víctima de una agresión sexual?

 

Debes actuar lo más rápidamente posible y protegerte, de los posibles efectos físicos y emocionales de la agresión.

Busca atención médica inmediatamente, dirigiéndote a la sala de emergencia del hospital más cercano o al Centro de Ayuda a Víctimas de Violación. Exige el cuidado médico que necesitas y al que tienes derecho. Si interesas denunciar a la persona agresora, es importante acumular evidencia: no te asees, no te bañes y de ser posible no te cambies la ropa, si no guárdala. No alteres el escenario físico donde ocurrieron os hechos. Asegúrate de establecer contacto con la Policía lo más pronto posible.

¿Cómo ayudar a una víctima?

 

– No la culpes
– Adopta una actitud comprensiva
– No hagas juicios de valor sobre su forma de vivir
– No la obligues a contar detalles
– Recomiéndale que haga la denuncia, en caso de que no lo haya hecho
– Recomiéndale que acuda al Centro de Ayuda a Víctimas de Violación.
La violencia sexual es un problema de salud pública presente en la sociedad puertorriqueña que necesita ser atendido desde todas las perspectivas. Anualmente en las Isla se reportan a las agencias miles de casos de violencia sexual y la mayoría de estos casos, según las estadísticas, ocurren dentro del núcleo familiar o por personas conocidas. Además, se observa en estos datos que los grupos más afectados por esta problemática son los menores de 14 años y las mujeres. Diariamente podemos ver y escuchar noticias de casos de violencia sexual en la prensa que presentan esta realidad. Es importante que consideremos que los casos reportados sólo representan una pequeña fracción del problema, porque la gran mayoría de los casos no son divulgados ni reportados a ninguna agencia por lo que quedan sin contabilizar. En el Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud del 2003 se representa la magnitud de la violencia sexual como un iceberg flotando en el agua, en dónde la punta visible son los casos reportados a la Policía, otra parte puede descubrirse a través de otras agencias e instituciones, pero bajo la superficie queda una parte sustancial que no puede ser cuantificada.
Información Suministrada por: Departamento de Salud de Puerto Rico