Ver más artículos

Todas las madres queremos lo mejor para nuestros hijos; y esto comienza con su alimentación al nacer. Dar el pecho o amamantar es la manera más saludable de alimentar a tu bebé. La crianza de un niño no es fácil independientemente de cómo se alimenta, busca apoyo de tu pareja, familiares y amigos.
Lo primero que debes hacer es instruirte: lee, ve a conferencias o charlas, toma clases de parto, busca un obstetra que haga lo posible para que tengas un parto vaginal no medicado, verifica que el hospital donde nacerá tu bebé tenga prácticas amigables con la lactancia, consigue un pediatra experto en amamantamiento, y rodéate de personas que validen tu decisión de dar el pecho. El libro “Guía práctica para una lactancia exitosa” de la Dra. Ana Parrilla es una excelente herramienta para comenzar a educarte. Éste posee un lenguaje sencillo, y de seguro, podrás contestar tus dudas e inquietudes en cuanto a lactancia. En la página www.llli.org/langespanol.html, también hay información valiosa.
¿Por qué es beneficioso dar sólo leche materna a tu bebé?
  • La leche materna contiene TODOS los nutrientes y anticuerpos necesarios para su salud y crecimiento; y éstos combaten las bacterias dañinas.
  • Los bebés/infantes/niños se enferman menos.
  • Padecen menos de: diarreas, condiciones gastrointestinales, infecciones de oído y orina, enfermedades respiratorias, pulmonías, alergias, obesidad, entre otras.
  • Previene problemas dentales (como caries y el uso de aparatos de ortodoncia).
  • Promueve una mayor inteligencia (hasta 8 puntos más de IQ).
  • Sentimiento de seguridad y apego.
¿Y cuáles son los beneficios para las madres lactantes?
  • Promueve una involución uterina más rápida, y disminuye el sangrado posparto.
  • Pérdida de peso -con las calorías quemadas durante la lactancia.
  • Las hormonas involucradas en la lactancia hacen que la madre esté relajada y en paz.
  • Padecen menos de: cáncer de seno, ovarios, y osteoporosis.
  • La lactancia exclusiva -por los primeros 6 meses- funciona como método anticonceptivo.
  •  Ahorro de dinero.
  • Menos ausencias del trabajo: ¡Un bebé sano, se enferma menos!
  •  Provee más tiempo de descanso (no hay que levantarse a lavar ni calentar “botellas”).

 

¿Cuál es la forma correcta para lactar?
Hay diversas posiciones, de cuna, cruzado, fútbol/de lado, acostada, reclinada, etc., pero lo más importante es que estés tranquila, relajada y confiada en que lo estás logrando. La lactancia requiere paciencia y práctica, pero sobre todo es una etapa única y especial. ¡Recuerda que tu bebé está recibiendo lo mejor de ti!
Por: Gina Dacosta
Partera Profesional Certificada y Educadora en Lactancia