Ver más artículos

Como forma de expresión personal, la juventud elige hacerse perforaciones en los labios, las mejillas, el mentón o la lengua. En algún momento, las personas que eligen esta forma de expresión, pueden terminar buscando la ayuda de un profesional de cuidado dental o médico.

 

Conoce los riesgos
Las perforaciones en la boca pueden causar dolor, hinchazón, perdida de la sensación, infección, babeo, pérdida del sabor, cicatrices, dientes partidos y hasta pérdida de dientes. Debido a estas posibles complicaciones, la mayoría de los dentistas están en desacuerdo con las perforaciones orales. Si decide hacerse una perforación en la boca, es importante que conozca las posibles complicaciones.

 

  1. Infecciones: Además de la gran cantidad de bacterias que se encuentran en la boca, puede haber un aumento en la cantidad de bacterias alrededor del área de punción, también la introducción de más bacterias al manipular los pendientes. Esta proliferación de bacterias aumenta el riesgo de infección.
  2. Daño en los nervios/sangrado: La pérdida de sensación en la zona perforada puede deberse a daños causados al nervio. Los vasos sanguíneos perforados podrían producir sangrado prolongado. Una lengua perforada podría hincharse mucho, con la suficiente gravedad como para cerrar las vías respiratorias y dificultar la respiración.
  3. Dientes dañados y encías retraídas: Cuando los pendientes (como las barras largas que se colocan en la lengua o los pernos/broches en los labios, las mejillas o el mentón) entran en contacto con los dientes o las encías, existe el riesgo de irritación y daño. Con el tiempo, pueden astillar los dientes, dañar el esmalte o hacer que las encías se retraigan.
  4. Dificultad con la función oral: Los pendientes que se colocan en las perforaciones de lengua pueden estimular la producción de saliva. Este exceso de saliva puede causar problemas para hablar, masticar o tragar.
  5. Riesgo de asfixia: Si uno de estos pendientes con forma de clavo, barra o arete se suelta en la boca, podría representar un riesgo de asfixia.

 

Prevención de infecciones
Si aún, luego de conocer todas las posibles complicaciones, decide someterse a una perforación en la boca, asegúrese de hablar con su dentista o especialista en este procedimiento y siga los consejos que le den sobre el cuidado en el hogar. Esto puede ayudar a evitar una infección. Durante las semanas posteriores a la perforación, asegúrese de evitar el alcohol, el tabaco y los alimentos duros o pegajosos ya que es probable que causen irritación en la zona perforada. Además, asegúrese de cuidar bien dicha zona en el hogar:

 

• Utilice un enjuagador  bucal antiséptico después de cada comida y cepille el pendiente de la misma forma que cepilla los dientes.
• Una vez que la lengua se haya curado, sáquese el pendiente todas las noches y cepíllelo para eliminar la placa invisible.
• También debería considerar sacarse el pendiente antes de comer, dormir o hacer actividad física extenuante.

 

Por último, recuerde que las normas sobre las perforaciones varían de un estado a otro, por lo que es importante ser cuidadoso y buscar un profesional que esté preparado para responder a todas sus preguntas. Antes de someterse a la perforación, visite el salón de piercing para asegurarse de que todas las agujas y todos los instrumentos sean desechables o esterilizados en un autoclave de hospital, y que los pendientes se conserven en envases esteriles. Deben usar una aguja nueva cada vez, y esterilizar todos los instrumentos en un autoclave, que utiliza calor extremo para desinfectar los instrumentos, para evitar infecciones graves como el VIH o la hepatitis. Además, asegúrese de que utilicen la clase adecuada de metal, como acero inoxidable quirúrgico. Algunas personas tienen reacciones alérgicas a ciertos metales, lo que puede provocar más complicaciones.
Por: Dra. Karla Maldonado
Dentista