Ver más artículos

Por su riqueza en vitamina C la acerola es aconsejada de manera preventiva contra la gripe o los resfriados y también por sus virtudes curativas una vez la enfermedad declarada. Es un inmuno-estimulante que refuerza las defensas del cuerpo contra los gérmenes y los virus mediante la activación de la síntesis de anticuerpos. Es un poderoso tónico útil en casos de gran fatiga física o agotamiento nervioso.
Contiene una concentración elevada en fósforo, calcio, vitaminas del grupo B y componentes antioxidantes como flavonoides y antocianinas. Estos componentes dan a la acerola poderes antioxidantes importantes que frenan la destrucción de las membranas celulares. La acerola ayuda a formar colágeno en los huesos, los cartílagos, los dientes, la piel, los vasos sanguíneos.