Ver más artículos

La hiperopía o hipermetropía es un error refractivo muy común, es la condición visual donde los rayos de luz que entran al ojo se enfocan en un área detrás de la retina, provocando que la imagen en estos pacientes sea borrosa o distorsionada. Ocurre esto debido a que el tamaño del ojo es más pequeño de lo normal, midiendo aproximadamente menos de 22 milímetros de diámetro.
La palabra hipermétrope viene del griego: “hyper” significa en exceso “metro”-medida y “opia” – vista. El sistema óptico (opia) lleva la imagen del objeto de atención visual a una distancia (metro) cuya media es excesiva (hyper).
Esta condición está presente en la mayor cantidad de niños recién nacidos debido a que su sistema visual no está totalmente desarrollado, reduciendo en la etapa de crecimiento hasta los 4-5 años de edad. Muchos niños no presentarán molestias por lo tanto no necesitan corrección visual. Sin embargo cuando los síntomas comienzan a aparecer su desempeño escolar puede verse afectado, entonces hay que considerar inmediatamente el mejor tratamiento para disminuirlos.
Característicamente la hipermetropía afecta el sistema acomodativo afectando la visión de cerca, sin embargo si la condición es muy grave, la visión de lejos se afecta también. Es algunos casos si la condición no se diagnostica o corrige a tiempo podría convertiste en estrabismo (ojo desviado) o ambliopía (ojo vago).
Los síntomas pueden venir acompañados de dolor de cabeza, ojos enrojecidos, ojos lagrimosos, sueño al leer, confunde las letras y brinca palabras cuando está leyendo, así que muchas veces no se acuerda lo que leyeron y tiene que comenzar nuevamente a leer el material para contestar preguntas y utilizan sus dedos para seguir el orden de las oraciones en el libro. Estos niños son lentos leyendo y escribiendo. Muchos de ellos interrumpen constantemente a la maestra para que repita lo que está dictando.
Ocurre también que los trabajos escolares los entregan con muchos errores ortográficos, con la letra ilegible, incompletos, tarde o no los entrega.
En infinidad de ocasiones, a estos niños se les regaña porque son inquietos, se les dice que son desobedientes e irrespetuosos, que son desorganizados y vagos porque no terminan o no entregan sus trabajos a tiempo. Con frecuencia a estos niños se le pone un sello de brutos y torpes o son falsamente diagnosticados con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, condición que constituye, junto con las alergias, la patología más frecuente en niños. Esta tiene una prevalencia de entre 10-20% de la población, con una tendencia mayor hacia los varones más que a las féminas. Representando un reto importante para el futuro en la investigación psiquiátrica y neurológica tanto en niños como en adultos.
Estos niños podrían ser víctimas de burlas, acoso, sobre nombres y hasta rechazo por parte de sus compañeros de clase y en ocasiones de familiares. Esto puede afectar su autoestima, su estabilidad emocional, su manera de comunicarse y relacionarse con otras personas y en casos extremos sus futuras relaciones profesionales.
La hipermetropía o hiperopía se puede corregir luego de ser diagnosticada a una edad temprana por un Optómetra y tratada por diferentes medios como son los espejuelos o lentes de contacto, entre otros. Recuerde que la salud visual de los niños está en nuestras manos, mientras más pronto sea diagnosticada mejor será el desempeño escolar.
Por: Dra. María A. Rodríguez
Optómetra Certificada