Ver más artículos

Un reciente estudio realizado por neurocientíficos reveló que los conflictos tienen su origen en el cerebro, específicamente en el lóbulo frontal izquierdo. Esta área es encargada de las funciones ejecutivas como analizar, entre otras. Los neurocientíficos descubrieron en esa área izquierda frontal que el cerebro trabaja incansablemente para completar información faltante, analizarla e interpretarla. A esta acción ellos le llaman ignorancia invisible porque aun sin tener los elementos que fundamenten la interpretación el cerebro llega una conclusión según la información ya guardada en las neuronas por experiencias pasadas. Imagínate que estas en Google y vas a hacer una búsqueda, al escribir las primeras letras ya Google te sugiere lo que vas a buscar. Eso sucede porque esa ha sido la búsqueda mas frecuente de millones de personas que accedan el servicio. De la misma manera el cerebro concluye, completa y nos sugiere información conforme a las experiencias que hemos vivido, aunque lo que estas viendo no tenga elementos de fundamentos.
De ahí surge el problema en las relaciones de pareja, familias e interpersonales, de una información sin fundamentos que nos sugiere nuestra propia mente y que cuando nos sumergimos en ella encontramos el dilema.
La solución:
Por suerte, los mismos científicos descubrieron que la solución se encuentra en el hemisferio derecho del cerebro, el espacial, perspectivo y creativo. Esta parte del cerebro ve el problema desde otras perspectivas y de manera creativa. Por lo tanto es recomendable lo siguiente para evitar el conflicto y para solucionarlo.
  1. Evitar conclusiones sin tener elementos que fundamenten lo que creemos que esta sucediendo.
  2. Hablar los problemas en contextos distintos al habitual. Por ejemplo; ir a caminar a la pista y hablar mientras hacen actividad física.
  3. Fortalecer nuestra creatividad practicando artes (bailar).
  4. Brindarnos espacio para que nuestra mente deje el análisis.
  5. Recordar que el problema no es un problema, esta creado para encontrarle solución.
Por: Joel Acevedo, Mpsy
Coach