Ver más artículos

La Federal Drug Administration (FDA) ha publicado directrices que limitan el uso de la sangre colectada en jurisdicciones amenazadas por el virus Zika. Ante esto la Secretaria de Salud, Dra. Ana Ríus, se ha expresado a través de un comunicado de prensa emitido por el Departamento de Salud.
“El Departamento de Salud de Puerto Rico, reconoce la importancia del señalamiento que levanta la FDA y la preocupación presentada ante los riesgos de transfusiones sanguíneas” expresó la Secretaria de Salud.
La Dra. Ana Ríus asegura que el Departamento de Salud ya tomó acción mediante la compra de sangre a la Cruz Roja, de esta manera asegura la disponibilidad de sangre tanto para embarazadas como para los neonatales de manera inmediata.
“Para el 1 de marzo, cuándo las directrices de la FDA entran en vigor para el resto de la población, el Departamento de Salud habrá puesto en marcha un plan para abastecer toda la necesidad de sangre que surja en las instalaciones hospitalarias públicas del país” señaló la funcionaria.
Debido a que se trata de un servicio esencial para salvaguardar la vida de todos los habitantes de Puerto Rico, la situación se atenderá con premura y diligencia según directrices del gobernador Alejandro García Padilla.
“Nos encontramos analizando todas las opciones disponibles para minimizar el impacto de esta determinación en la población” comentó la funcionaria.
Ríus Armendáriz entiende que el Departamento de Salud ha sido proactivo en manejar la situación del virus Zika con la seriedad y responsabilidad que amerita. Explica que la administración mantiene una  comunicación diaria con las agencias federales como parte de los esfuerzos para combatir el virus. Muestra de esta colaboración constante es que en el día de ayer, el gobernador, junto al equipo del ejecutivo encargado de atender esta situación, sostuvo una reunión con las agencias federales para discutir los avances del plan.
“Continuamos en conversaciones directamente con los funcionarios estadounidenses identificando alternativas para aliviar esta situación y proteger la salud de los puertorriqueños. A su vez, colaborando con representantes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) que se encuentran en la isla” añadió Ana Ríus.
La Secretaria de Salud aprovechó la oportunidad para enfatizar el llamado a la ciudadanía a que ayude a prevenir la propagación del virus utilizando repelente y ropa clara, mosquiteros y tela metálica e identificando aguas estancadas para así evitar criaderos de mosquitos.

 

Redacción enSalud