Ver más artículos

La enfermedad de Alzheimer (al-SAI-mer) lleva el nombre del Dr. Alois Alzheimer, quien en el 1906 la descubre por primera vez en el cerebro de una mujer que había muerto de una rara enfermedad mental. Al examinar el cerebro descubrió unas masas anormales (actualmente llamadas placas amiloideas) y bultos retorcidos de fibras, conocidos como ovillos o nudos neurofibrilares.
El Alzheimer puede definirse como un trastorno neurológico degenerativo progresivo que afecta la memoria de forma irreversible. Actualmente se desconoce su causa, cura o tratamiento pero se sabe que una persona diagnosticada con la enfermedad puede durar 20 años de vida promedio.
La condición de Alzheimer es más común de lo que se cree. Representa del 60 al 80 por ciento de los casos de la demencia. Las estadísticas indican que cada 70 segundos un paciente es diagnosticado con la condición, y que de cada 10 personas 6 van a desaparecer. En Puerto Rico, el Alzheimer es la cuarta causa muerte, pero según informó la Asociación de Alzheimer de Puerto Rico.
“En Puerto Rico aproximadamente existen 35 mil personas que tienen la condición pero todavía no han sido diagnosticadas y cuando hablamos de todas las demencias se acerca a 60 mil personas. Todavía el registro sigue recibiendo información en cuanto a personas que tienen la enfermedad, pero aún estamos en ese proceso de verificar cuantas personas que tenemos dentro del registro aún viven. Queremos hacer acuerdos colaborativos con otras agencias para poder tener todos esos datos limpios y poder brindar más información”, reveló Ibis Montalvo, Educadora enSalud de la División de Enfermedades Crónicas del Departamento de Salud.
Según la Asociación de Alzheimer de Puerto Rico, existen 10 señales que levantan bandera sobre la condición. Es importante conocerlas para tomar acción inmediata. Se desglosan de la siguiente manera:
  1. Olvidar frecuentemente hechos recientes y no poder recordar lo olvidado.
  2. Se le hace difícil llevar a cabo tareas de rutina.
  3. Se le olvidan palabras, o usa palabras incorrectas al expresarse.
  4. Se desorienta y no sabe dónde está, ni como llego al lugar.
  5. Lleva a cabo reacciones irracionales, que demuestran poco o falta de juicio.
  6. Se le olvida para que son los objetos y como utilizarlos.
  7. Guarda objetos en lugares absurdos.
  8. Muestra cambios dramáticos de humor o conducta.
  9. Muestra cambios dramáticos de personalidad.
  10. Muestra falta de iniciativa extrema para desempeñar acciones simples.
Los problemas de la memoria son solo una de las primeras señales del Alzheimer. Además el paciente puede presentar cambios en la forma de pensar, el carácter y la manera de comportarse. Es importante recalcar que la condición de Alzheimer no discrimina por raza, sexo, edad u origen nacional y aun cuando se relacione más con los envejecientes, no es una forma normal del envejecimiento.
Debido a que existen más de 50 enfermedades que pueden causar demencia, o que tienen síntomas similares a la enfermedad de Alzheimer, se requiere efectuar una evaluación médica cuidadosa para eliminar otras causas de diagnóstico clínico. Si el diagnostico se efectúa durante la etapa temprana de la enfermedad, la persona puede estar en condiciones de comprender el proceso de la enfermedad, y con la ayuda de los miembros de su familia, efectuar planes adecuados para su propia atención.
A pesar de que las causas de la enfermedad de Alzheimer incluyen aspectos bio-psicosociales y no existe aún la cura, las investigaciones en este campo continúan de forma muy intensa. A través de los esfuerzos realizados por los investigadores a nivel mundial, se ha comenzado a descifrar algunos de los misterios de esta enfermedad. Dependiendo de la progresión de la enfermedad y de los síntomas que la acompañan, posiblemente sea necesario hacer cambios en la medicación, los horarios y la administración de las medicinas. El Alzheimer es una enfermedad compleja y no existe una varita mágica que probablemente la pueda prevenir o curar. Por eso los tratamientos actuales se concentran en varios aspectos de la enfermedad.
Por: Yanairet Matías
Redacción enSalud