Ver más artículos

Mantener un peso adecuado o luchar para alcanzarlo, no es una tarea difícil cuando la persona se arma de fuerza de voluntad y motivación para cumplir su meta. Lograr llegar a su peso adecuado no se trata de seguir una dieta muy estricta o que elimine el consumo de algunos alimentos, realmente se trata de una combinación: ingerir alimentos saludables y realizar actividad física frecuentemente. A continuación se presentan algunos consejos para lograr que sus esfuerzos para lograr su peso ideal sean más efectivos y duraderos.
  1. Propóngase metas realistas – Diseñe un plan de metas a corto, mediano y largo plazo. Trabaje con su nutricionista y médico para ello, pero busque una motivación personal para irlas alcanzando poco a poco.
  2. Convierta el desayuno en la comida más importante del día – Está comprobado, un buen desayuno favorece la capacidad de aprendizaje, la concentración mental y ayuda a controlar la ingesta de alimentos durante el resto del día.
  3. Procure incluir vegetales en su almuerzo y cena – Los vegetales constituyen una buena fuente de fibra, la cual, entre sus muchos beneficios, está el de brindar una sensación de satisfacción y llenura al comer, lo que puede favorecer el disminuir la ración de comida del resto de alimentos en el almuerzo y la cena.
  4. Consuma grasas saludables – El cuerpo humano requiere alimentos que le provean grasa, pues esta cumple gran cantidad de funciones necesarias para mantenernos vivos. Entre las grasas más recomendadas están las polisaturadas (presentes en aceites de soya o girasol) y las monosaturadas (presentes en el aceite de oliva y canola), y entre ellas, los ácidos grasos omega 3 y omega 6, presentes en aceites de pescado, cuyos beneficios van desde el óptimo desarrollo cerebral en la infancia, hasta el efecto protector contra enfermedades cardiovasculares.
  5. Póngale color a su alimentación – Los antioxidantes son sustancias que, según diversos estudios, contribuyen a combatir numerosos tipos de cáncer. Están presentes, principalmente, en frutas y verduras de colores fuertes y llamativos, como violeta, rojo, amarillo, anaranjado y verde. Es por esto, que su dieta diaria debe incluir alimentos como: las uvas, sandía, tomate, zanahorias, papaya, espinacas y brócoli.
  6. Prohibido saltarse alguna comida – Algunas personas con sobrepeso, tienden a comer 1 o 2 veces al día, creyendo que de esta manera lograrán reducir las libras demás, cuando en realidad debe ser todo lo contrario. Lo ideal es realizar tres comida básica y moderada por día (desayuno, almuerzo y cena), y de ser posible, ingerir alguna merienda saludable entre estos, es decir, comer por lo menos 5 a 6 veces al día, según el caso. Esto ayuda a mantener un metabolismo más activo y le asegura al organismo una buena provisión de nutrientes.
  7. Coma tranquilo – Con el ritmo de vida actual, las personas tienden a olvidarse de comer, o bien, comen de pie, trabajando, viendo televisión, es decir, llenos de distracciones. Cuando uno come, debe concentrarse en hacerlo bien, sereno y masticando despacio, de manera que se logre una buena digestión y se lleve un mejor control de la sensación de satisfacción al comer. El no hacerlo, puede provocar que se coma de más, sin control, o que tenga problemas digestivos posteriormente.
  8. Calidad vs. Cantidad – Comer es normal, asegurarse de comer sano, es todo un reto. No se trata de quedar lleno con una comida, sino más bien de alimentarse bien y a la vez, quedar satisfechos. Es importante balancear la ingesta de los diferentes grupos de alimentos: cereales, legumbres, carnes, frutas, vegetales, lácteos y grasas, de manera que el organismo obtenga las calorías y nutrientes que necesita.
  9. Consuma 8 vasos de agua al día El agua es el líquido vital, casi 70% de nuestro cuerpo está compuesta por ella y se requiere para todas las funciones metabólicas. La recomendación general de ingerir 8 vasos con agua diariamente, es muy certera. Perdemos agua al respirar, al sudar, al llorar, en la orina y en las heces, y es necesario reponer la que se pierde. La sed es el primer signo de deshidratación, lo que indica alarma en nuestro cuerpo. Además, una piel que carece de agua se opaca, se arruga con más facilidad y pierde elasticidad y textura.
Haga del ejercicio un hábito – Una de las más eficientes formas de perder calorías, grasa almacenada y toxinas, es por medio del ejercicio físico. No importa si elige caminar o trotar, nadar o bailar, la idea es motivarse y disfrutar de la actividad física mientras la práctica. Además, que mejor que tener un sistema cardiorrespiratorio fuerte, unos músculos tonificados y una energía envidiable; bien, eso lo obtiene con solo moverse por lo menos 30 a 60 minutos diarios. Por eso, haga del ejercicio un hábito.
Por: Alana Marrero González, LND MHSN
Nutricionista Dietista Licenciada