Ver más artículos

Una alimentación saludable para el corazón incluye vegetales, frutas, granos enteros, productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, pescado, carnes magras (con poca grasa), pollo y otras aves, huevos, nueces, semillas, productos de soya, legumbres y aceites vegetales (excepto los aceites de coco y de palma). Además, limita el sodio, las grasas saturadas y grasas “trans”, los azúcares agregados y el alcohol.
Su médico puede recomendarle que siga el plan de alimentación DASH. En inglés de “Dietary Approaches to Stop Hypertension (es decir, enfoques dietéticos para detener la hipertensión o presión arterial alta). Se ha comprobado que este plan disminuye la presión arterial alta y el colesterol LDL (“colesterol malo”) en la sangre.
Alimentos que se recomienda comer
Los siguientes alimentos son la base de una dieta saludable para el corazón:
  • Vegetales, como las verduras (espinaca, berza o col verde, col rizada), brócoli, repollo y zanahorias.
  • Frutas, como manzanas, bananos, naranjas, peras, uvas y ciruelas pasas.
  • Granos integrales, como la avena simple, el arroz integral, y el pan integral o las tortillas de granos integrales.
  • Productos lácteos sin grasa o bajos en grasa, como leche, queso o yogur
  • Alimentos ricos en proteínas:
    • Pescado rico en ácidos grasos omega-3, como salmón, atún y trucha, unas 8 onzas por semana.
    • Carnes magras, como la carne molida 95 por ciento magra o lomo de cerdo
    • Aves, como pollo o pavo sin el pellejo.
    • Huevos.
    • Nueces, semillas y productos de soya.
    • Legumbres, como frijoles, lentejas, garbanzos, judías o guisantes, y habas
    • Aceites y alimentos que contienen altos niveles de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de enfermedades del corazón. Algunas fuentes de estos aceites son: Aceites de canola, maíz, oliva, cártamo, sésamo o ajonjolí, girasol y soya, nueces (almendras y los piñones), mantequillas de nueces y semillas, salmón y trucha, semillas como las de sésamo o ajonjolí, girasol, calabaza o linaza, aguacates y tofu.
Nutrientes que se deben limitar
Una dieta saludable para el corazón limita el consumo de sodio, grasas saturadas y “trans”, azúcares agregados y alcohol.
 1. Sodio – los adultos y los niños mayores de 14 años deben consumir menos de 2,300 mg de sodio al día. Los niños menores de 14 años pueden necesitar aún menos sodio por día dependiendo de su sexo y edad. Pregúntele a su médico o a un proveedor de atención médica qué cantidad de sodio es adecuada para usted o su hijo.
Al hacer las compras y al cocinar intente seguir estos consejos. Le ayudarán a elegir y preparar alimentos con bajo contenido en sodio:
  • Lea las etiquetas de los alimentos y escoja los productos que tienen menos sodio por porción.
  • Elija productos que indiquen que tienen un bajo contenido de sodio (“low-sodium”), sodio reducido (“reduced sodium”) o sin sal agregada (“no-salt added”).
  • Elija alimentos frescos, congelados o sin sal agregada, en lugar de carnes, aves y vegetales pre-sazonados, procesados, o marinados en salsas o en salmuera.
  • Coma en casa más a menudo para que pueda preparar comidas caseras (sin usar alimentos precocinados o enlatados), lo que le permitirá controlar la cantidad de sodio en sus comidas.
  • Al cocinar, limite el uso de salsas y mezclas que se compran ya preparadas o productos “instantáneos”, tales como arroces, fideos y pasta ya preparada.
  • Sazone la comida con hierbas y especias en lugar de sal.
    2. Grasas saturadas y grasas “trans” – coma menos del 10 por ciento de sus calorías diarias de grasas saturadas que se encuentran naturalmente en alimentos de origen animal y de algunas plantas. Limite lo más posible su consumo de grasas “trans”, reduciendo los alimentos que tengan altas cantidades de estas grasas.
Estos son ejemplos de alimentos con un alto contenido de grasas saturadas o grasas “trans”:
  • Las grasas saturadas se encuentran en gran cantidad en los cortes de carne con alto contenido de grasa, y en aves con pellejo, los productos lácteos de leche entera, la mantequilla, manteca y los aceites de coco y de palma.
  • Las grasas “transse encuentran en altas cantidades en los alimentos elaborados con aceites parcialmente hidrogenados, como algunos postres, palomitas de maíz para el microondas, pizzas congeladas, margarina sólida y cremas para el café.
    3. Azúcares agregados – debido a que los azúcares agregados no proveen nutrientes esenciales y son calorías adicionales, limitar su consumo puede ayudarle a elegir alimentos ricos en nutrientes y a mantenerse dentro de su límite diario de calorías. Algunos alimentos, como las frutas, contienen azúcares naturales.
Los azúcares agregados no se producen de forma natural en los alimentos, sino que se usan para endulzar los alimentos y las bebidas. Algunos ejemplos de los azúcares agregados incluyen azúcar morena, jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, glucosa, jarabe de maíz de alto contenido de fructosa, azúcar en bruto y sacarosa.
En los Estados Unidos, las bebidas dulces, los refrigerios (“snacks”) y dulces o caramelos son las principales fuentes de azúcares agregados. Las bebidas endulzadas representan alrededor de la mitad de todos los azúcares agregados que se consumen. Los siguientes son ejemplos de alimentos y bebidas con azúcares agregados.
  • Las bebidas endulzadas, que incluyen sodas o gaseosas, bebidas con sabor a frutas, café y té endulzado, bebidas energéticas, bebidas alcohólicas y aguas de sabores.
  • Los refrigerios y los dulces o caramelos, que incluyen postres a base de cereales como los productos de pastelería, entre ellos, las tortas o pasteles, tartas, galletas, brownies, y donas o rosquillas; productos lácteos como helados, postres congelados y pudines; caramelos o dulces; azúcares, mermeladas, jarabes y aderezos dulces.
    4. Alcohol – si bebe alcohol, debe limitar su consumo. Los hombres no deben tomar más de dos bebidas alcohólicas al día. Las mujeres no deben tomar más de una bebida alcohólica por día. Dígale a su médico cuánto alcohol bebe. Su médico puede recomendarle que reduzca la cantidad de alcohol que bebe o que deje de tomar alcohol. El exceso de alcohol puede:
  • Aumentar su presión arterial y niveles de triglicéridos, un tipo de grasa que se encuentra en la sangre.
  • Añadir calorías adicionales a su dieta diaria, lo que podría hacerle aumentar de peso.
  • Empeorar la insuficiencia cardíaca en algunos pacientes.
  • Contribuir a la insuficiencia cardíaca en algunas personas con cardiomiopatía (enfermedad del músculo cardíaco).
Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre