Ver más artículos

La audición juega un papel importante al permitir conectarnos con personas y lugares importantes para nuestra Vida. No siempre es posible evitar la exposición a los niveles de ruido que pueden dañar su audición, pero si usa protección auditiva, o conoce las maneras de evitar la exposición directa al sonido elevado puede prevenir la pérdida de audición. Si después de presenciar algún evento deportivo, un evento musical o estar en un restaurante ruidoso o un Club, ha experimentado un sonido vibrante o un zumbido en los oídos, es porque ha sufrido una pérdida auditiva temporal y puede haber causado un daño permanente si se excedió del tiempo debido. Preste atención al ruido en su hogar y su lugar de trabajo, si el nivel de sonido excede los 85 dB, reduzca el nivel de ruido o use protección para los oídos. Si tiene una profesión de riesgo auditivo, consulte a su jefe para estar seguro de que ha protegido su audición de acuerdo con las normativas gubernamentales. Controle el volumen de televisores, sistemas de audio estéreo. Tenga especial cuidado si usa audífonos internos o externos, existe una fórmula matemática para controlar el sonido en este caso y es la siguiente 60/120, o sea solo 60% de volumen en 120 minutos, si aumenta volumen tiene que bajar el tiempo permitido en la exposición a sonido elevado.
Ejemplos de ruidos que pueden alcanzar los 120 decibelios o más incluyen los petardos, los disparos y las motocicletas. Según la Academia Americana de Otorrinolaringología (American Academy of Otolaryngology), el ruido es dañino si: usted tiene que gritar para que le escuchen, le duelen los oídos, sus oídos le pitan y si tiene dificultad para oír durante un par de horas después de la exposición.
El daño puede ocurrir con un ruido breve pero intenso, tal como una explosión, o por ruidos fuertes continuos tales como ruidos en un ambiente de trabajo bastante ruidoso. La pérdida de la audición causada por ruidos fuertes puede ser inmediata u ocurrir lentamente con el transcurso de los años o una exposición continua.
Ruidos que pueden producir pérdida de la audición:
  • Actividades recreativas – Disparar pistolas y otras armas, carros de carreras, motocicletas y trompetas.
  • En el hogar– Trituradores de basura, aspiradoras, cortadora de césped, sopladora de hojas y herramientas de taller.
  • En el trabajo – El equipo para trabajar la madera, sierra de cadena, chorreadora de arena, construcción pesada, el motor de un avión u otra maquinaria ruidosa.
Puede ocurrir una pérdida gradual de la audición tras la exposición prolongada a ruidos de 90 decibelios o más. La exposición a 100 decibelios durante más de 15 minutos puede producir pérdida de la audición. La exposición a 110 decibelios durante más de un minuto puede producir pérdida permanente de la audición. La Administración de la Salud y Seguridad Laboral (Occupational Safety and Health Administration, su sigla en inglés es OSHA) requiere programas para la conservación de la audición en ambientes de trabajo con mucho ruido. A los trabajadores expuestos a 85 decibelios o más cada día se les exige anualmente un examen de la audición. Si se observan más de 10 decibelios de pérdida auditiva en el examen de audición anual, se le comunicará al empleado y se le exigirá que utilice algún tipo de protectores auditivos.
Por: Dra. Layda López Terrón, AuD
Audióloga