Viviendo con epilepsia: Una Condición Sin Barreras

Viviendo con epilepsia: Una Condición Sin Barreras

La epilepsia a través del tiempo

El estigma contra las personas con epilepsia a través de la historia ha sido real. Es una de las condiciones más antiguas reconocidas desde la remota antigüedad. En el Oriente Medio donde se inició la escritura, la Biblia y varios libros de la antigüedad era frecuente atribuir a la condición de epilepsia causas sobrenaturales que causaban mucha extrañeza hasta provocar miedo a quienes la observaban. Esto creaba alrededor de la persona con epilepsia un ambiente tenebroso de rechazo, considerado como sujeto raro a quien sufría de estos episodios. En los tiempos actuales todavía la persona con epilepsia es mirada por los demás con ansiedad, provocando un sentimiento de distanciamiento. Por esto, hay mucha educación sobre la condición con el propósito de concienciar a la sociedad

Sin embargo, estas creencias han sido vencidas y hoy, tener epilepsia ya no representa una barrera para nada. Muchas personas que ocupan cargos importantes y que han desarrollado grandes proyectos tienen diagnosticada la condición. ¿El secreto? Confiar en su capacidad de superación y seguir el tratamiento indicado.

 

Comportamiento

Si bien el diagnóstico es esencial para el tratamiento, la parte emocional también está atada a este procedimiento. Dependiendo del lugar del foco y de la zona específica del cerebro que se altere, puede afectar emocional y conductualmente a la persona. Dependiendo del área, la persona tendrá unos síntomas perceptuales o de movimiento o emocionales en el momento en que se active su foco epiléptico.  En el área motora, sentirá movimientos repentinos en alguna parte de su cuerpo y hasta molestias emocionales. Peor aun cuando son sensaciones auditivas o visuales y cuando las descargas ocurren en las zonas que afectan las emociones en el cerebro. Al alterarse su funcionamiento, compromete también aspectos psicológicos.

Algunas personas a quienes se le ha diagnosticado la condición de epilepsia entran en la etapa de negación;  no toman medicamentos, no van al médico, dudan del diagnóstico y no siguen las recomendaciones. Cuando no lo aceptan se observan tristes y negativos.

 

Como enfrentar la condición

Se aconseja seguir las indicaciones del médico para afrontar exitosamente esta condición. Además hay grupos de apoyo que ayudan a tener una vida completamente normal. Por otro lado se enfatiza que el individuo debe aceptar el diagnóstico y seguir las recomendaciones de los profesionales de la salud, conociendo y aceptando la condición de epilepsia.

Por otra parte a los padres de niños y jóvenes con epilepsia se aconseja no proyectar miedo a los hijos; ser positivos, optimistas y no exagerar en los cuidados ni en las preocupaciones.

Se recomienda que la persona con epilepsia a estar informada y conocer cuáles son las manifestaciones y los riesgos. El conocimiento en cualquier área da seguridad y tranquilidad. Es importante que la persona con epilepsia sea tratada en igualdad de condiciones con las otras personas y que la única distinción sea la que indique el médico.

En algunas ocasiones a las personas con epilepsia se les prohíbe ir de campamento, matricularse en deportes porque a lo mejor le da un ataque y eso es negativo,  ya que le crean un complejo de ser diferentes. Todo tipo de diferencia y cuidado tanto en niños como en adolecentes puede llevarlos a la manipulación y a sentirse diferente.

 

Algunas recomendaciones

Se recomienda como medida preventiva, que se eviten trauma al cerebro como caídas y golpes entre otros, que posteriormente pueden provocar las convulsiones. A diferencia de los traumas, las malformaciones arteriales y los tumores, que pueden ser congénitos o desarrollados con el tiempo, son menos preventivas, pero pueden ser tratables si se detectan a tiempo.

Se aconseja a las personas con epilepsia

  1. Se aseguren de tener una evaluación neurológica para conocer la causa del ataque y el tipo de epilepsia.
  2. Continúe el tratamiento
  3. Eviten todas las cosas que pueden alterar el tratamiento;
  4. Acepte su condición como algo natural para que puedan proyectarse de forma segura.

 

¡A vivir!

Si sigues el tratamiento y las recomendaciones de tu medico podrás llevar una vida completamente normal. Confía en el tratamiento y en tu poder de superación y veras como los obstáculos son parte del pasado ¡Mucho éxito!

 

Por: Alex Ramírez Torres, MSW

Vicepresidente Ejecutivo

Sociedad Puertorriqueña de Epilepsia

Share this post