Violencia en el Noviazgo: un silencio a voces

Violencia en el Noviazgo: un silencio a voces

La violencia en el noviazgo es un problema a gran escala y en crecimiento. Existe evidencia que apoya que la violencia del género comienza en el noviazgo. Según la Organización Mundial de la Salud, 3 de cada 10 adolescentes denuncian que sufren violencia en el noviazgo aunque se estima que muchos casos no se reportan. Por otro lado muchas de las mujeres que son maltratadas durante el matrimonio vivieron violencia en el noviazgo, la mayoría callaron (OMS, 2000).

El noviazgo es la etapa de la vida donde se inician las relaciones de pareja por tal razón es importante que la juventud reconozca formas saludables de relacionarse. Para muchas parejas el noviazgo es el preámbulo del matrimonio, partiendo de esta idea, es en el noviazgo donde los adolescentes tienen la oportunidad de desarrollar patrones de conducta en la relación de pareja que serán claves al adentrarse a la experiencia del matrimonio. Contrario a lo que se cree, la violencia en el noviazgo afecta ambos géneros. Cada vez son más los jóvenes que enfrentan el silencio a voces de la violencia en el noviazgo. Se define la violencia en las relaciones de noviazgo, como todo ataque intencional de tipo sexual, físico o psíquico, de un miembro de la pareja contra el otro en una relación de noviazgo (UNICEF, 2007). Esta definición abarca muy bien los tipos de violencia, dado por sentado que no solo tiene que existir la agresión física para que ocurra violencia, si no que la misma comienza desde un gesto, una acción, una palabra, una persuasión, una manipulación, hasta una golpiza o violación.

¿Te suena familiar? Aquí te van unas señales para que puedas discernir si usted o alguien que conoce se encuentra atravesando esta problemática:

  • Abuso emocional, (insultos, manipulaciones, menosprecio)
  • Le llama o textea frecuentemente para saber dónde se encuentra
  • Verifica su celular, correos electrónicos, cuentas de facebook, twitter u otras plataformas sociales sin su consentimiento
  • Le persigue
  • Le impone y restringe sus amistades, temas de conversación, le prohíbe ingerir alimentos o estudiar.
  • Habla negativamente de tus amistades todo el tiempo.
  • Siente celos sin razón alguna.
  • Bebe demasiado, usa drogas, o trata de que usted beba en exceso.
  • Le reprocha que usted no quiera beber, usar drogas o tener relaciones sexuales.
  • Le obliga a tener relaciones sexuales y en ocasiones le prohíbe protegerse
  • Es físicamente violento con usted o con otras personas
  • Actúa de una manera amenazante hacia usted u otras personas
  • No es capaz de manejar las frustraciones sexuales o emocionales sin ponerse furioso.
  • No piensa bien de si mismo, tiene baja autoestima
  • Tiene cambios drásticos de humor
  • Amenaza con suicidarse si usted lo deja

Es importante reconocer que no está solo en este proceso y que necesita buscar ayuda cuanto antes. Actualmente existen organizaciones diseñadas para trabajar esta problemática de índole social. Estudios realizados aportan que el fracaso en lidiar con este problema de violencia en el noviazgo es especialmente dañino para los adolescentes debido a la naturaleza cíclica de la violencia doméstica. Muchos jóvenes que crecen en hogares violentos tienden a involucrarse en relaciones abusivas. Del mismo modo, sin mediación, un niño adolescente que golpea a su novia seguirá utilizando un comportamiento dominante según se vaya haciendo adulto (Gutierrez, 2006). Queremos fomentar un futuro de relaciones estables que tengan como base el respeto a la individualidad como persona. No sea parte de un secreto a voces, la violencia en el noviazgo es real y solamente puede ponerle fin a la misma. Rompe el silencio,
 
Para orientación puede llamar a la Línea de orientación para victimas de violencia domestica al 787-724-1596 o comunicarse con la Oficina de la Procuradora de la mujer al 787-725-2857; 722-2907;  722-2977.
Por: Fermina Liza Román Alameda
Psicóloga

Share this post