Violencia doméstica en mujeres con discapacidad

Violencia doméstica en mujeres con discapacidad

Por: Olga Cruz Román
Psicóloga Interna
Centro de Servicios Psicológicos Nueva Vida

Breiding y Armour (2015) menciona que se ha comprobado a través de varios estudios realizados, que las mujeres con discapacidad presentan un 40 por ciento más de probabilidad de sufrir violencia doméstica por parte de su pareja que las mujeres sin discapacidad. Estas pueden experimentar diversas formas de abuso que son difícil de reconocer, por lo que se les dificulta conseguir ayuda. Por lo general pueden sufrir el abuso por parte de alguien que conocen, como por ejemplo, compañeros o miembros de la familia, cuidadores, proveedores de transporte, asistentes de cuidado personal y otro tipo de proveedores de apoyo a la discapacidad. Estas pueden sentirse más aisladas e incapaces de denunciar el abuso, ya que en ocasiones dependen del maltratante para su cuidado (Barrett, O’Day, Roche & Carlson, 2009). El abuso puede ocurrir en cualquier parte, pero es más típico cuando la mujer tiene un acceso limitado a pedir ayuda o si no cuenta con testigos.

Estos patrones de abuso incluyen:

  • El toque indebido mientras es asistida al bañarse y/o vestirse.
  • Agresión física, verbal y/o amenazas continuas.
  • Privarla de los dispositivos de movilidad (por ejemplo, sillas de ruedas, scooters, andadores).
  • Restringirle el acceso y/o el uso de medicamentos recetados.
  • Forzarla a ingerir medicamentos en contra de su voluntad.
  • Privarla de tener higiene, ropa limpia y aseo personal.
  • Impedirles el acceso a los alimentos y/o bebidas.
  • Negar el acceso a las citas de atención médica.

Existen diversos tipos de abuso y muchas veces no son fáciles de identificar. Estos pueden abarcar desde el abuso físico, como ser golpeada, abofeteada y/o restringir su libertad. Así como el abuso sexual, donde puede ser obligada a participar en actos sexuales o presenciar actos de índole sexual. También el abuso verbal a través de insultos, gritos y/o maldiciones que provocan abuso emocional. Puede ser aislada de sus amigos y familiares, humillada o ignorada. Pueden además sufrir explotación financiera, al tomar y/o controlar su dinero, disponer de sus bienes y privarla de tomar decisiones sobre aspectos de su vida cotidiana.

En ocasiones las mujeres con discapacidad no denuncian a su agresor, ya que las señales de abuso puede que no sean evidentes para los demás. Se pueden sentir avergonzadas o incluso culpables. Sentir temor a perder su hogar, especialmente si el agresor es su cuidador o su pareja íntima. Muchas veces el desconocimiento al momento de obtener ayuda, así como las barreras de comunicación pueden ser el principal obstáculo a la hora de romper el ciclo de la violencia doméstica (Plummer & Findley, 2012).

El ciclo de la violencia no tiene que ser permanente, existen alternativas para salir del mismo y ayudar a la mujer a romper el patrón de maltrato. Es recomendado contactar gente de apoyo, solicitar una orden de alejamiento o de protección si es necesario. La misma le prohíbe al agresor acosar, amenazar, acercarse, abordar o incluso ponerse en contacto con la mujer. Es importante siempre llevar el documento y presentarlo en los lugares que frecuenta. Buscar ayuda psicológica u otro proveedor de salud mental con licencia, ponerse en contacto con un médico y/o proveedor de atención primaria de salud es otra alternativa. De ser necesario contactar los servicios de los centros o refugios para mujeres maltratadas.

Si conoces a alguien que está siendo abusada o si usted es víctima de abuso, es importante saber que existe ayuda. Para orientación, puede llamar al Centro de Servicios Psicológicos Nueva Vida, al 787-881-1212 Exts. 6103, 6106 y 6072. Email:  nuevavida@pucpr.edu.


Referencias:

  • (2018). Abuso de Mujeres con Discapacidad. Recuperado de http://www.apa.org/topics/violence/mujeres-discapacidades.aspx
  • Barrett, K., O’Day, B., Roche, A. y Carlson, B. (2009). Violencia por parte de parejas, estado de salud y acceso a atención médica de las mujeres con discapacidades (versión en inglés). Women’s Health, 19(2), 94-100
  • Breiding, M. y Armour, B. (2015). La asociación entre discapacidad y violencia por parte de la pareja en los Estados Unidos (versión en inglés). Annals of Epidemiology, 25(6), 455-457. doi: 10.1016/j.annepidem.2015.03.017.
  • Plummer, S. y Findley, P. (2012). La experiencia de mujeres con discapacidades con el abuso físico y sexual: revisión de la literatura y las implicancias para el campo (versión en inglés). Trauma Violence Abuse, 13(1), 15-29.

Share this post