Tú visita anual al ginecólogo

Tú visita anual al ginecólogo

Tradicionalmente  la visita al ginecólogo se convierte en la evaluación anual para muchas mujeres. En esta visita es cuando se discuten los problemas de salud, se realizan las pruebas de cernimiento, se habla acerca de las inmunizaciones, se obtiene consejería y se toman decisiones importantes. Esta visita es la mejor ocasión para participar activamente con nuestro medico entorno a nuestra salud. Para sacar el mejor provecho de este día lo ideal es tener en mente una lista de preguntas o preocupaciones que identifiquen tu problema principal. Estar preparada para explicar los signos y síntomas del problema, que sientes, cuando empezó, que lo empeoran o que lo mejoran. Tener siempre a mano la lista de los medicamentos que utiliza, las dosis y la frecuencia de su uso. De ser necesario tener a mano cualquier record medico importante, estudios previos o resultados de laboratorios.
El examen físico generalmente incluye la evaluación de la presión sanguínea, el peso, el índice de masa corporal, palpación del abdomen, chequeo pélvico y el examen de senos. La evaluación pélvica se divide en tres partes, la inspección externa que incluye la genitalia, el meatus urinario, el introito y la región perianal, la evaluación interna con el especulo que incluye la vagina y la cérvix y la palpación bimanual que incluye el útero, la cérvix y los ovarios.
Actualmente el Colegio de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomiendan una primera evaluación entre los 13 y 15 años. Esta visita está basada en la prevención y educación y no necesariamente incluye un examen pélvico. A la edad de 21 años se comienza el cernimiento con las Pruebas de Papanicolau (pap smear) anuales, independientemente de la actividad sexual del paciente. Toda adolescente que este sexualmente activa debe ser evaluada para enfermedades de transmisión sexual, cáncer de cérvix y el Virus de Papiloma Humano (VPH).
El examen de seno se realiza siempre que sea necesario pero se convierte en uno de rutina anual para aquellas mujeres mayores de 40 años. Es aquí donde se le enseña a la paciente a evaluarse a ella misma periódicamente y a detectar cualquier cambio que ocurra para ser evaluado por el medico de inmediato. La mamografía debe comenzar también a los 40 años.
Otras pruebas diagnósticas incluyen el cernimiento para colesterol empezando a los 20 años y luego cada 5 años según se amerite. La colonoscopia es importante en mujeres mayores de 50 años. La prueba de glucosa en ayuna para mujeres de 45 años en adelante con una frecuencia de cada 3 años. La evaluación de osteoporosis (Densitometría ósea) para mujeres después de los 65 años o luego de la menopausia en mujeres con algún riesgo para esta enfermedad.
El manejo apropiado depende de la condición de cada paciente, y puede ser diferente de persona a persona dependiendo de las preferencias personales, el historial médico y familiar y los estilos de vida. Por eso es importante el trabajo en conjunto de usted como paciente y su equipo médico incluyendo su ginecólogo.
Por: Dra. Lianette M. Pérez
Ginecóloga-Obstetra

Share this post