Toma control del cuidado de tu piel

Toma control del cuidado de tu piel

Por: Raquel Rodríguez Monje
Esteticista

A diario una de las preguntas que más escuchamos es: ¿Con que regularidad es necesario el mantenimiento de la piel y que productos son los más adecuados para este mantenimiento?

Cuando hablamos de mantenimiento o higiene de la piel nos referimos a una de las primeras fases de cualquier tratamiento estético. En ocasiones constituye un tratamiento único, ya que es una necesidad prioritaria de la piel.

La función principal de los tratamientos de limpieza profunda es remover las impurezas por medio de métodos y productos específicos de acuerdo a cada tipo de piel, con la finalidad de mantener el equilibrio de humedad y normalizar las funciones de la piel. Las impurezas que se acumulan son producidas por dos razones:

  • Factores Externos (originado fuera del organismo): polvo, contaminantes del medio ambiente y residuos de maquillajes.
  • Factores Internos (originado por el mismo organismo): secreciones sebáceas, descamaciones, sustancias orgánicas y residuos de sudor.

La limpieza profunda se ramifica en dos secciones: cuidado profesional de una esteticista o especialista en la piel y cuidado diario en el hogar.

Cuidado Profesional en Cabina

  • Evaluación completa del estado de la piel para poder recomendar el mantenimiento más adecuado y el uso de los productos para el hogar de acuerdo a las necesidades de cada piel.
  • El término limpieza profunda aplica al tratamiento de higiene de la piel realizado en cabina a nivel profesional con un efecto más completo, ya que no solo limpia, si no que favorece la renovación celular, la vascularización y normaliza las secreciones sebáceas.
  • Toda limpieza profunda se debe adaptar a la características, tipo y estado de la piel de cada persona.
  • Aunque el número de sesiones necesarias van a variar de acuerdo a cada persona, normalmente, es recomendable al menos una vez por mes.
  • Además de los métodos tradicionales como agentes limpiadores, extracción de comedones con la ayuda del vapor, hay las mascarillas ablandadoras (muy útiles para pieles sensibles, o para evitar dilatar en exceso los poros), de esta manera se reducen las molestias asociadas con la extracción convencional.
  • La limpieza se puede realizar sola como un tratamiento o combinarla con una hidratación o cualquier otro tratamiento preventivo.

Cuidado en el Hogar

El mantenimiento en el hogar es de tres frases:

  • Uso diario de limpiadores o desmaquilladores clásicos, leches, geles, espumas y desmaquillante de ojos.
  • Exfoliantes y mascarillas limpiadoras, que nos van a ayudar a remover las impurezas a nivel superficial. Su uso va a variar de acuerdo al tipo de piel.
  • Uso de cremas de mantenimiento y protección, comprenden un amplio grupo de productos que protegen la piel de los factores externos. Ejercen su función mediante mecanismos de hidratación (para restituir el agua) o mecanismos con sustancias emolientes (para evitar la pérdida de agua). Actualmente todos los productos de mantenimiento y protección de uso diario llevan en su formulación filtros solares adecuados a cada tipo de piel, pero de la persona estar en una mayor exposición al sol es recomendable fortalecer esta protección solar.

Share this post