Síndrome de Down y los tratamientos disponibles

Síndrome de Down y los tratamientos disponibles

Por: Lcda. Nellie Torres de Carella
Patóloga del Habla y Lenguaje

El Síndrome de Down es ocasionado por una alteración genética que se produce por la presencia de un cromosoma extra o una parte de él. Hace unas décadas los padres de niños con este síndrome tenían pocas opciones para ayudarlos a tener una vida más funcional e independiente. Si bien es cierto que cada niño con el Síndrome de Down es diferente y que unos tienen unos retos más marcados que otros, durante los últimos años han surgido más acercamientos terapéuticos que pueden ayudarlos de una forma significativa.

Contrario a otros desórdenes del desarrollo, el diagnóstico de Síndrome de Down se realiza temprano en la vida de estos niños, lo cual permite a los padres comenzar a tiempo con un programa terapéutico, de acuerdo con las dificultades observadas. ¿Cuáles son los acercamientos terapéuticos recomendados para estos niños?

La terapia ocupacional con enfoque de integración sensorial es importante para estimular todo el sistema sensorial. Estos niños tienen un tono muscular bajo con el cual se debe trabajar.
La terapia física es importante para estimular las destrezas motoras como sentarse, pararse, caminar y correr.
La terapia del habla es la que más ha evolucionado, en cuanto a acercamientos terapéuticos clínicos se refiere.

Otro de los acercamientos es el de terapia sensorial oromotora para fortalecer la musculatura oral, aumentar el cierre bilabial y evitar una boca constantemente abierta que afecta no sólo la postura lingual, sino la estética. Los niños con el Síndrome de Down tienden a mantener la lengua entre los dientes, algunos fuera de la boca. Este acercamiento terapéutico les ayuda a un mejor desarrollo facial y, más importante aún, a la claridad de su habla. Los problemas de articulación de los sonidos del habla son frecuentes en estos niños.

Dentro de la terapia del habla, también se recomienda la terapia de alimentación. Estos niños suelen presentar dificultades al momento de comer, secundarias a los problemas sensoriales y con el desarrollo motor a nivel oral.

La terapia de lenguaje tradicional también ha evolucionado proveyendo asistencia tecnológica o uso de comunicadores, desde sofisticados hasta sencillos, como el sistema de comunicación a través de intercambio de láminas llamado PECS. Este enfoque permite a niños con Síndrome de Down que aún no se comunican verbalmente, o su habla es severamente ininteligible, poder comunicarse efectivamente.

• Por último, la terapia auditiva ha comenzado a ocupar un papel importante a los fines de ayudarlos a desarrollar las destrezas auditivas que les permitan ser más funcionales, como la atención, la discriminación, la comprensión y el razonamiento auditivo. Esta terapia impacta positivamente el desarrollo del lenguaje, así como las destrezas sociales y la ejecución dentro de un salón de clases.

La marca genética que determina que un niño tiene el Síndrome de Down no puede alterarse, pero la implementación a tiempo de un programa de terapias innovadoras y efectivas puede hacer una gran diferencia que les permita aportar a la sociedad. Como en todo lo relacionado con el desarrollo humano, mientras más temprano se comience a intervenir clínicamente y mientras más intensivo y consistente sea el tratamiento, más puertas de esperanza se abren para estos niños.

Share this post