Seguridad de los niños, evitando un secuestro

Seguridad de los niños, evitando un secuestro

¿Te imaginas que un extraño se lleve a tus hijos menores sin que sepas su paradero? En Puerto Rico, el Código Penal, establece como delito el secuestro de menores. Hace referencia a toda persona que mediante fuerza, violencia, intimidación, fraude o engaño sustraiga a un menor con el propósito de retenerlo y ocultarlo de sus padres, tutor u otra persona encargada.
Aunque se disponga una pena de 50 años para esta conducta antijurídica, no hay ante tantos peligros en el mundo actual, debemos estar lo mejor preparados posibles para evitar cualquier desgracia.
Algunos consejos útiles para precaver son:
  1. Enseñarles a no confiar en los extraños. Se debe hacer con precaución para evitar transmitir a los menores miedos desproporcionados.
  2. Delimitar las zonas por las que se mueven. Es importante saber qué hacen y con quién están en todo momento.
  3. Mantenerlos bajo la supervisión de un adulto.
  4. Intentar que puedan estar siempre en contacto contigo.
  5. Evitar que el niño lleve pulseras o prendas de ropa con su nombre, los niños tienden a confiar en personas que saben su nombre.
  6. Enseñarles lo más temprano posible, su nombre, dirección y número de teléfono, además su nombre y número de los padres y algún familiar cercano.
  7. Enseñarles a llamar al 9-1-1 para pedir ayuda.
  8. Asegurarse de que sepan hacer llamadas locales.
  9. Nunca dejarlos solos en el auto.
  10. Establecer procedimientos estrictos para la recogida de los niños en la escuela y cualquier actividad.
  11. Establecer una palabra código de familia que sólo usted, su hijo y un familiar o amigo de confianza sepa. Enseñarles a pedir la palabra clave a quién le haga un acercamiento.
  12. Escuchar cuando habla de alguien que hayan conocido o hablado, cuando usted no estaba presente.
  13. Tener fotografías tomadas por lo menos cuatro veces al año. Tomar nota de las marcas de nacimiento o características distintivas. Tener huellas digitales, copias guardadas en un lugar seguro, de fácil acceso en su hogar. Además, tener expediente médico y dental al día.
  14. Enseñarles a nunca entrar a la casa de nadie sin su aprobación.
  15. Enseñarles a gritar, correr y decirle a usted o a un adulto de confianza si alguien los intenta tocar o agarrar.
  16. Enseñarles que nunca deben dar ninguna información por teléfono.
  17. Mantener las puertas cerradas y admitir sólo las personas autorizadas en la casa.
  18. Cuando alguien acuda al hogar por motivos de trabajo, vigilar al niño en todo momento.
  19. Los adultos nunca le piden a los niños direcciones o ayuda, enseñe a su hijo que si esto pasa debe ignorar a la persona que le pregunta y dirigirse a su casa o algún lugar seguro.
  20. Considerar el uso de GPS para niños, fáciles de instalar en mochilas o artículos personales.
Uno de los regalos más preciados en la vida son nuestros hijos. La educación es protección.
Por: Miriam Polo
Detective Privado

Share this post