¿Sabías que puedes tener Pre-Diabetes y no saberlo?

¿Sabías que puedes tener Pre-Diabetes y no saberlo?

¿Sabías que puedes tener Pre-Diabetes y no saberlo? Sí, es posible, de hecho 9 de 10 personas que tienen pre-diabetes no lo saben. Esto se debe a que no presenta síntomas evidentes en la mayoría de las personas. La pre-diabetes es una condición en donde los niveles de glucosa en sangre se encuentran más elevados de lo normal, pero no lo suficiente como para diagnosticar  la condición de diabetes. Los criterios de diagnóstico de pre-diabetes son tener una A1C (examen de sangre que indica el promedio de glucosa en los últimos 3 meses) de 5.7-6.4% o tener  más de 100mg/dl de glucosa en sangre en ayuno (8 horas sin comer). Es importante conocer los factores de riesgo y, si cumples con alguno, realizarte una prueba de sangre para descartar que puedas tener pre-diabetes. Los factores de riesgo para desarrollar pre-diabetes, son los mismos que los de la diabetes, estos son:
  • Tener 45 años o más y estar sobrepeso
  • Presión arterial elevada
  • Nivel bajo de colesterol HDL y nivel alto de triglicéridos
  • Historial  familiar de diabetes
  • Antecedentes de diabetes gestacional o de dar a luz a un bebé de más de 9 libras
  • Ser hispano
  • Tener más de 45 años con un peso normal, pero con alguno de los factores de riesgo antes mencionados

 

Si eres diagnosticado con pre-diabetes, es importante que tomes acción, ya que si realizas cambios en tu estilo de vida, la pre-diabetes puede ser reversible o es posible postergar el ser diagnosticado con diabetes.

 

Lo que puedes hacer para controlar la Pre-Diabetes
  1. Si estás sobrepeso, rebaja de un 5 a 10 por ciento de tu peso. Aunque no llegues a tu peso ideal, este cambio es significativo para controlar los niveles de glucosa.
  2. Realiza al menos 30 minutos de actividad física moderada de tu preferencia. Evita estar sentado por mucho tiempo.
  3. Modifica tus hábitos de alimentación: aumenta el consumo de fibra por medio de los vegetales, frutas y cereales de grano íntegro.
  4. Disminuye el uso de alimentos procesados y los de alto contenido en grasa y  sal.
  5. Visita tú médico regularmente y hazte pruebas de laboratorio cada 1 a 2 años. Estas deben incluir glucosa, colesterol, triglicéridos, HDL, LDL, entre otros, de acuerdo a la recomendación de tu médico.
  6. Monitorea tu peso y  presión arterial.
Por: Eileen Morales García, LND, RD, EDPR.
Nutricionista-Dietista
Asociación Puertorriqueña de Diabetes

 

 

Share this post