Queratocono

Queratocono

Por: Vanessa López Beauchamp, MD
Especialista en Cornea y Segmento Anterior

El queratocono se define como una ectasia no inflamatoria bilateral de la córnea, en otras palabras, la parte transparente que está en la parte anterior de ambos ojos se va debilitando hasta asumir una forma de cono. Esta condición es causada cuando las fibras de colágeno que forman la córnea no logran mantener su forma natural y progresivamente va empeorando la condición. Usualmente es una condición hereditaria, que se manifiesta usualmente entre los 12-25 años y empeora en pacientes que por alergias u otras condiciones tienden a rascarse los ojos.

Los primeros síntomas que se manifiestan son errores refractivos; los pacientes visitan su oftalmólogo u optómetra porque tienen dificultad viendo de lejos. Una queja particular que presentan es distorsión que pueden confundir con sombras o visión doble, la misma se debe al astigmatismo irregular que es característica del queratocono. Como ahora la córnea está perdiendo su forma cilíndrica regular para ponerse más cónica, los pacientes verán este cambio de la manera recién explicada. Es importante que al hacer el examen para espejuelos comparemos la receta actual con la anterior pues si entre estas hay una diferencia significativa en poco tiempo, podría ser una señal de padecer la condición. Si sospechamos que el paciente sufre de esto, lo recomendable es hacer una prueba llamada topografía. La topografía es una serie de imágenes que nos brindan un mapa de la córnea. Es esta prueba la que nos confirma o descarta el diagnostico.

Una vez se diagnostica queratocono hay que explicarle al paciente la importancia de no rascarse los ojos y de ser necesario, tratar cualquier alergia que pueda padecer. Esta condición es progresiva, pero el rascarse los ojos le añade un trauma mecánico adicional a la córnea que podría causar que un paciente en vez de empeorar en 5 años empeore en solo uno.  Para las alergias oftálmicas hay varias alternativas de tratamiento y su especialista recomendara la más apropiada según el caso.

El próximo paso es corregir el aumento que necesite el paciente para ver bien. Esto se logra de diferentes maneras:

  • Espejuelos
  • Lentes de contacto

Los espejuelos son alternativas en pacientes que tengan una condición leve. Los lentes de contacto tienen que ser duros pues los blandos no logran corregir la forma de cono de la córnea. Estos lentes usualmente vienen en tres diferentes categorías y es el experto el que irá midiendo lentes hasta lograr encontrar el lente que se adapte cómodamente a la córnea y a la vez le provea buena visión.

En pacientes que no se puedan corregir con lentes ni espejuelos, está la necesidad de cirugía. Hay ciertos pacientes que son candidatos para anillos intracorneales los cuales logran aplanar el cono y de esta manera mejorar visión con espejuelos o lentes. Pero cuando la córnea está cicatrizada o demasiado cónica para mejorar la visión, se recomienda hacer un trasplante de córnea. Esta cirugía remueve la córnea enferma para reemplazarla por una de un donante saludable y lograr devolverle la visión.

El queratocono había sido una condición que no tenía cura. En el 2016 el FDA aprobó en USA y PR un tratamiento llamado “collagen cross-linking” el cual permite detener la progresión de la enfermedad. Con este tratamiento, una condición que previamente sabíamos iba a ir en deterioro de un paciente, ahora podemos paralizarla pues logra crear unos enlaces entre las fibras de colágeno de la córnea los cuales la vuelven más fuerte, resistiendo así la tendencia a adquirir la forma de cono que es la causa del problema.

Share this post