¡Qué la infertilidad no te defina!

¡Qué la infertilidad no te defina!

Imagina estar preparándote por años para alcanzar alguna meta y de repente, por el motivo que menos piensas, todo se esfuma frente a ti. Coraje, frustración, incertidumbre, pesimismo, tristeza, son solo algunas emociones que supongo experimentarías. Pues estos mismos sentimientos son los que se albergan en el corazón y el alma de mujeres que, como yo, luego de muchos años de intentar tener hijos, de momento, reciben la noticia de que esa posibilidad es escasa o inexistente.

Nadie te prepara para embarcarte en la travesía de la infertilidad. Cuando era niña, pensaba en mi vida y planifiqué muchas cosas: casarme, tener hijos, tener una casa, un carro, un trabajo estable. Esa planificación nunca incluyó prepararme para lidiar con la infertilidad. Así que cuando recibí la noticia sentí ese sueño roto, mi mundo se paralizó y no sabía que hacer ni que pensar.

¿Qué es la Infertilidad?

La infertilidad es una enfermedad del sistema reproductor definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la imposibilidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales continuas y desprotegidas. Aunque la infertilidad se considera como una condición de la mujer, la realidad es que en un 35 por ciento de las parejas que enfrentan este problema se identifican factores que dificultan el embarazo tanto en la mujer como en el hombre.

Datos de la OMS apuntan a que en el mundo hay casi 50 millones de parejas infértiles. Mientras, estadísticas del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indican que en Estados Unidos hay 6.7 millones de mujeres y 1.5 millones de hombres que padecen de infertilidad. En Puerto Rico no hay datos exactos sobre la cantidad de parejas que enfrentan este problema. Sin embargo, se estima que la cifra es bastante semejante a la del 15 por ciento de las parejas que sufre esta condición a nivel nacional.

Afrontando un diagnóstico de infertilidad

Cuando se recibe un diagnóstico de infertilidad comienza una lucha larga, frustrante y dolorosa. Desde el difícil manejo de las emociones hasta tener que enfrentar las preguntas de las personas discretas e indiscretas que comparten tu entorno. Entonces llegan las preguntas: ¿por qué a mí?, ¿qué pasó?, ¿qué hice mal?, ¿qué pude haber hecho diferente?

De pronto todo cambia. Te encuentras sin respuestas y sin un librito de instrucciones que diga como manejar la infertilidad. ¿Quién nos da una receta para manejar la decepción, la tristeza y la desolación? ¡Nadie! Te sientes en una burbuja y a veces dudas: ¿será verdad? Normalmente, los médicos se limitan a dar ciertas alternativas. Te vas a casa con un millón de dudas que nadie sabe contestar. Solo te provoca gritar y llorar sin parar.

¿Cómo superar la infertilidad?

Según datos estadísticos, el 60 por ciento de las parejas que enfrentan un diagnóstico de infertilidad ocultan a su entorno que padecen de un problema reproductivo lo que redunda en que no reciben el apoyo necesario de sus familiares o amigos. De igual forma, se estima que solo un cinco por ciento busca ayuda profesional para afrontar esta situación convirtiendo la experiencia en una mucho más complicada.

La infertilidad es una de las situaciones más estresantes que puede enfrentar una persona o una pareja. Desarrollas pobre autoestima, depresión, desesperanza, frustración, incertidumbre y pesimismo. Además, son múltiples las decisiones que debes analizar y tomar sobre qué tratamientos seguir y los costos que estos implican. De otra parte, surgen conflictos entre la pareja que pueden llegar a tambalear la felicidad y poner en riesgo la relación. Es por esto que, en situaciones difíciles como esta, el apoyo y el fortalecimiento emocional es fundamental.

Contar con el apoyo adecuado de parte de tu entorno y de profesionales de la salud y la conducta humana es vital para amortiguar las consecuencias de este diagnóstico. De igual forma, es ideal relacionarse con mujeres o parejas que estén pasando por la misma experiencia para compartir sentimientos, alternativas o consejos sobre cómo salir adelante.

En mi caso, además del respaldo familiar y la ayuda profesional, el fortalecimiento espiritual fue imprescindible para afrontar y superar la infertilidad. Fortalecer mi fe me ayudó a entender que Dios tenía otro propósito para mi vida. Así fue como nació la idea de llevar un mensaje de esperanza para mujeres que están pasando por esa travesía que ya recorrí y compartir con ellas algunos consejos y actitudes que contribuyeron a que hoy enfrente con mucha esperanza mi porvenir.

Consejos que me sirvieron para seguir adelante

La forma en que cada persona asume los retos que enfrenta y como logra salir adelante en los procesos duros de la vida suele variar. No obstante, hay pasos básicos y actitudes que, por lo general, suelen servirle a cualquier tipo de persona para sobrellevar un diagnóstico de infertilidad. Aquí comparto algunos consejos que espero sean de utilidad:

  1. No te obsesiones con la idea de no poder concebir: la vida en pareja no debe centrarse solo en la concepción de hijos. El éxito no se trata de encajar en el estándar establecido por la cultura. Se trata de una evaluación concienzuda de lo que realmente deseas y el rumbo que deseas que tome tu vida y la familia que has construido. Tienes un propósito mas allá de la maternidad, búscalo en tus sueños, metas y en acciones más allá de ti.
  2. Enfócate en otros aspectos de la vida: el plan de tener una vida feliz no debe cambiar por una situación que no está bajo tu control. Así que enfócate en aquellos aspectos de tu vida que si puedes controlar y hazlos una prioridad. Una vez descubras lo mucho que te queda por realizar, más allá de la paternidad, podrás continuar tu marcha exitosamente.
  3. Solicita la ayuda de expertos y busca grupos de apoyo: en el proceso de aceptación de un diagnóstico y manejo de la infertilidad acude a profesionales de la salud y la conducta humana. También únete a grupos de apoyo o comparte con parejas que estén pasando por la misma experiencia. Ellos contribuirán a canalizar las emociones que surgen en situaciones como estas y te harán sentir apoyado.
  4. Procura tu fortalecimiento espiritual y da gracias por tus bendiciones: fortalecer la espiritualidad es un paso fundamental para superar la infertilidad. Ese fortalecimiento permitirá que reconozcas las bendiciones que florecen en tu vida y te concentres en ellas. Ese plan único que se ha trazado para ti será revelado para que puedas seguirlo y continúes la marcha de tu vida con un sentido de plenitud.
  5. Busca otras alternativas a la concepción natural: una vez realizado esto, luego de concienzuda discusión con tu pareja, entienden que desean buscar opciones, explora, edúcate sobre las alternativas y procedimientos existentes, junto con sus efectos secundarios. La reproducción asistida, así como la adopción son alternativas que tienen las personas infértiles para lograr su anhelo de tener hijos. No obstante, estos procesos no siempre se logran ni son fáciles de alcanzar y suelen ser bastante costosos. Por lo tanto, es recomendable establecer límites de cuánto tiempo y presupuesto se invertirá en ellos y cuando es momento de tirar la toalla si fuera necesario.

 

Por: Rebeca Martínez Fernández
Trabajadora Social

Share this post