¿Puede ser dañino estrillarme los huesos?

¿Puede ser dañino estrillarme los huesos?

Desde pequeños nos han dicho que no podemos estrillarnos los dedos, el cuello u otras articulaciones porque nos va a causar artritis.   ¿Será cierto o un mito? ¿Qué es el ruido? ¿Por qué se siente tan bien cuando lo hago?  ¿Qué diferencia hay entre que lo hago yo y lo que hace el quiropráctico? Estas son sólo algunas de las preguntas más comunes que me hacen los pacientes en la oficina.
¿Cómo trabajan las articulaciones y qué es ese sonido?
Las articulaciones son las partes de nuestro cuerpo que podemos doblar, es donde se conectan los huesos y los ligamentos; son lo que los mantiene juntos.   Estas articulaciones están en una cápsula con líquido sinovial.  Cuando movemos la articulación aumenta el espacio en la cápsula sinovial creando una baja presión y hace que los gases en el fluido sinovial (CO2, oxigeno, nitrógeno) se escapen y formen una burbuja que eventualmente crea el sonido en la articulación.  Este proceso se llama cavitación y termina con el sonido de “pop” que algunos les encanta y otros detestan.
¿Por qué se siente tan bien el estrillarse los huesos?
La manipulación de las articulaciones tiene un efecto terapéutico, este proceso estimula a los tendones, relaja los músculos y suelta las articulaciones.  Esta es una de las razones por la cual la quiropráctica es tan efectiva para condiciones músculo-esqueletales.
¿Hecho o Mito?
Generación tras generación llevamos escuchando que estrilarse los huesos nos causa artritis, pero esto es un mito.  Para ser completamente honesto, yo también he sido víctima del mito en algunas ocasiones, pero según varios estudios realizados entrevistando pacientes que habitualmente se estrillan los nudillos y comparándolos con pacientes que no tienen estos hábitos, no se pudo hacer una conexión directa entre estrillarse los huesos y las articulaciones con artritis.
Ahora cuidado! Baje las manos y pare de celebrar… Estos mismos estudios, si demostraron que el continuo hábito de estrillar losdedos y los nudillos estuvo asociado con daño en los ligamentos, tendones y lesiones del tejido suave que rodea las articulaciones.  También fue asociado con disminución en la fuerza de agarre en las manos y dolencias en las manos.
¿Qué diferencia hay en que lo haga usted o lo haga el quiropráctico?
Por años los quiroprácticos hemos educado a nuestros pacientes a realizar estiramientos para sus articulaciones y que desistan de estrillarse las manos, cuello y espalda por ellos mismos.  Se les explica los riesgos que puede haber a corto plazo (por ejemplo, empeorar el movimiento de una vértebra que no se estaba moviendo bien) y a largo plazo (el daño que se puede causar en las articulaciones por el movimiento brusco y tan repetitivo).
Por otro lado, el quiropráctico va a realizar ajustes o manipulaciones en las articulaciones que son precisos y específicos.  Los quiroprácticos son profesionales de la salud, altamente entrenados en el arte y la ciencia de los ajustes y utilizamos técnicas con ángulos y direcciones específicas para maximizar el movimiento biomecánico del sistema músculo-esqueletal y así remover interferencias en el sistema nervioso que pueden estar causando problemas en la salud.
Por: Dr. Gabriel Rojas González 

Share this post