¿Por qué los niños con autismo tienen problemas de lenguaje?

¿Por qué los niños con autismo tienen problemas de lenguaje?

Las más recientes investigaciones sobre los problemas del lenguaje en niños con autismo señalan a un problema de procesamiento auditivo. Aunque el autismo se considera como un desorden, lo cual implica una serie de características atípicas presentes y comunes en un grupo de individuos, la dificultad con la cual es más difícil trabajar y que más preocupa a los padres es el problema de lenguaje.
Recurrentemente se han reportado los resultados de ciertas investigaciones que podrían explicar los problemas del lenguaje en el niño con autismo y que apuntan a un problema de procesamiento auditivo como causante del mismo. Procesamiento auditivo es la habilidad de recibir, secuenciar, y analizar los sonidos que el oído oye.
Otro estudio reporta que las dificultades de lenguaje en niños con autismo pueden ser resultado de un procesamiento auditivo inconsistente, principalmente en su desarrollo pre-lingüístico o previo al desarrollo del lenguaje expresivo. Por lo tanto, el diagnóstico primario no debería ser un problema del desarrollo del lenguaje o un desarrollo anormal de lenguaje, sino que éste es un síntoma del problema primario que es un desorden de procesamiento auditivo.
¿Qué conductas exhibe el niño con autismo que son el reflejo de un desorden de procesamiento auditivo?
1. Hipersensitividad a los sonidos, por lo cual se cubre los oídos, se aleja de fuentes de sonido o reacciona con una rabieta o crisis a sonidos fuertes.
2. Hiposensitividad; parece como si estuviera sordo porque no reacciona a sonidos, ni a su propio nombre, aunque el audiólogo ha certificado que oye bien.
3. Ruidos constantes con la boca debido a que no procesa adecuadamente el lenguaje, estímulo sensorial que demanda el cerebro, por lo cual el niño responde auto estimulándose con sonidos y a veces con gritos de alta frecuencia.
4. Rabietas en un ambiente ruidoso debido a que se satura de información o estímulos auditivos al no poder enfocarse en uno relevante, principal o que sea de interés e ignorar el resto de los sonidos.
5. Esconderse o aislarse aún más cuando escucha ruidos fuertes y continuos, como lo son losde aviones, aspiradoras, licuadoras o cortadoras de grama, entre otros.
6. Retroceso severo en su desarrollo del habla y del lenguaje, tanto receptivo como expresivo.
¿Cómo se puede ayudar a estos niños?
La terapia auditiva debe ser parte esencial del tratamiento de estos niños con el objetivo de aumentar el procesamiento auditivo de las frecuencias lingüísticas. También, debe ayudar aumentar la atención auditiva, a la localización de la fuente de los sonidos (de dónde viene el sonido) y el poder enfocarse en sonidos específicos ignorando otros que compiten con el principal. Las áreas en progreso reportadas en niños autistas alrededor del mundo que reciben el Método Tomatis, una terapia sensorial auditiva pionera en este tipo de terapia, son las siguientes:
1. Disminución, y en algunos casos normalización, de la sensitividad auditiva, ya sea hiper (mucho) o hipo (poca o disminuida).
2. Mejor desarrollo de lenguaje receptivo, y a consecuencia de esto, de leguaje expresivo. Es imposible poder usar adecuadamente un idioma (hablarlo) si no se entiende el mismo (comprensión).
3. Deseo de comunicación.
4. Mayor atención a estímulos visuales y auditivos.
5. Disminución o eliminación de auto estimulaciones, principalmente las de ruidos.
6. Menos rabietas, como consecuencia de desarrollar mayor tolerancia a ruidos, ya sea aislados o en un ambiente ruidoso.
7. Más alerta al mundo que lo rodea, menos retraimiento.
8. Disminución o eliminación de ecolalia para dar paso a una comunicación más espontánea.
Por supuesto, estos cambios dependen en gran medida de la edad del niño con autismo y de la ausencia de otros diagnósticos que compliquen su cuadro, como son la presencia de retardo mental, desórdenes metabólicos, daño cerebral o epilepsia. De todas estas complicaciones la de mejor prognosis es la de desorden metabólico, de acuerdo a los descubrimientos más recientes.
Aún quedan muchos horizontes por alcanzar en el diagnóstico de autismo, una plaga que aún es un misterio difícil de descifrar en cuanto a tratamiento se refiere y un enigma en cuanto a la (las) causa(s) del mismo.
Por: Nellie Torres, PHL
Patóloga del Habla y Lenguaje

Share this post