El daño de los nervios en personas con diabetes

El daño de los nervios en personas con diabetes

Las neuropatías diabéticas son un conjunto de trastornos nerviosos causados por la diabetes. Algunas personas con daño nervioso no presentan síntomas, mientras que otras pueden presentar síntomas tales como dolor, hormigueo o adormecimiento—pérdida de sensación—en las manos, brazos, piernas y pies. Los problemas de los nervios pueden presentarse en cualquier sistema de órganos, incluidos el tracto digestivo y el corazón.
Cerca de un 60 a 70 por ciento de personas con diabetes sufren algún tipo de neuropatía. Las personas con diabetes pueden desarrollar trastornos nerviosos en cualquier momento, pero el riesgo aumenta con la edad y con una diabetes más prolongada. Las neuropatías diabéticas también parecen ser más comunes en personas que tienen problemas en controlar la glucosa en la sangre, también llamado azúcar en la sangre, así como en aquellas personas con niveles elevados de grasa corporal y presión arterial, y en aquellas que tienen sobrepeso. Es probable que las causas del daño nervioso sean una combinación de distintos factores metabólicos, factores neurovasculares, factores autoinmunitarios, lesiones mecánicas de los nervios, rasgos hereditarios y factores del estilo de vida.
Algunas personas con daño nervioso no presentan síntoma alguno. Para otras, a menudo, los síntomas iniciales son hormigueo, adormecimiento o dolor en los pies. Los síntomas iniciales son usualmente leves, y debido a que gran parte del daño nervioso ocurre a través de varios años, los casos leves pueden pasar desapercibidos por mucho tiempo. Los síntomas de daño de los nervios pueden incluir también:
  • desgaste muscular de pies y manos
  • indigestión, náuseas o vómitos
  • diarrea o estreñimiento
  • mareo o desmayo a causa de un descenso de la presión arterial
  • problemas de micción
La neuropatía diabética se clasifica en periférica, autónoma, proximal o focal. Cada una afecta de varias maneras a diferentes partes del cuerpo.
  • La neuropatía periférica causa dolor o pérdida de sensación en los dedos del pie, en los pies, las piernas, las manos y los brazos.
  • La neuropatía autónoma causa cambios en funciones digestivas, intestinales y vesicales, en la respuesta sexual y en la transpiración. También puede afectar los nervios en los pulmones y los ojos.
  • La neuropatía proximal causa dolor en los muslos, caderas o nalgas y produce debilidad en las piernas.
  • La neuropatía focal ocasiona el debilitamiento repentino de un nervio o un grupo de nervios. Cualquier nervio en el cuerpo puede verse afectado.
Los médicos diagnostican la neuropatía partiendo de los síntomas y el examen físico. Durante el examen, el médico puede medir la presión arterial, el ritmo cardíaco, la fuerza muscular, los reflejos y la sensibilidad a los cambios de postura, la vibración, la temperatura o el tacto leve. El primer paso en el tratamiento es hacer que los niveles de glucosa en la sangre regresen al rango normal para evitar daño adicional de los nervios. El control de glucosa en la sangre, un plan de alimentos, la actividad física y las medicinas o la insulina para la diabetes ayudan a controlar los niveles de glucosa en la sangre.
Información del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales

Share this post