Necesario realizarse las pruebas prenatales

Necesario realizarse las pruebas prenatales

A todas las mujeres embarazadas se le recomienda una serie de pruebas de laboratorio como parte de la atención prenatal de rutina. Aunque la mayoría tienen embarazos saludables, los exámenes y las pruebas de rutina ayudan a detectar posibles afecciones. Algunas de estas pruebas se realizan por muestra de sangre, orina, vagina, cuello uterino o el recto. Si se detecta algún problema, muchos de ellos se pueden tratar durante el embarazo.

En la primera etapa de gestación se realizan las pruebas de control de la presión arterial, uroanálisis, cultivo de orina, rubéola, hepatitis, infecciones de transmisión sexual y tuberculosis. Por un lado, la prueba de control de presión arterial determina que la mujer embarazada no tenga preeclampsia. La preeclampsia sucede cuando la presión arterial aumenta debido a una alta presencia de proteínas en la orina. Además, esta prueba puede indicar que algunos de los órganos como los riñones y el hígado no están funcionando adecuadamente. Mientras, el uroanálisis examina la presencia de glóbulos rojos en la orina. Esto sirve para detectar si tiene alguna enfermedad en las vías urinarias. Asimismo, esta prueba muestra cómo están los niveles de azúcar.

De otra parte, el cultivo de orina determina la presencia de las bacterias en la orina, lo que puede indicar infección en el tracto urinario. La prueba para detectar la rubéola busca determinar si la embarazada contrajo sarampión antes o durante el embarazo. Si lo contrajo antes o está vacunada contra ello no existe riesgo ya que es inmune. En cambio, si la contrajo en el embarazo puede que el niño presente alteraciones congénitas cuando nazca. Otros exámenes que se realizan son la prueba de hepatitis B y C y la prueba de enfermedades de transmisión sexual, como sífilis, clamidia, gonorrea, VIH o Sida. Estas pruebas examinan que la mujer no tenga ninguna de estas enfermedades pues pueden alterar el desarrollo del feto y ser transmitidas al bebé.

En el primer trimestre de gestación, además se realizan exámenes de detección de defectos congénitos como la prueba del ADN fetal libre de células (también conocida como prueba de detección prenatal no invasiva) y detección del portador de condiciones genéticas. La prueba del ADN fetal libre de células examina el ADN del bebé para detectar la presencia de tres trastornos genéticos más comunes en el feto como son el síndrome de Patau, síndrome de Edwards y el síndrome de Down. Esta prueba se hace después de las 10 semanas de embarazo. No obstante, la prueba de detección prenatal no invasiva no es necesaria hacerla sino detectan ninguna anomalía en el ultrasonido. Por otro lado, la prueba de detección del portador de condiciones genéticas puede revelar si una persona tiene un gen con trastorno específico como la fibrosis quística. Esta prueba se recomienda si la mujer o su pareja tienen antecedentes de trastornos genéticos.

Según destacó, la presidenta del Colegio de Tecnólogos Médicos de Puerto Rico, la Lcda. Anette González Rodríguez, entre los principales análisis prenatales realizados mediante pruebas de sangre se encuentran:

  • Tipo de sangre y factor Rh.
  • Prueba de anemia – CBC (Complete Blood Count)
  • Pruebas de hepatitisB, sífilis y VIH.
  • Pruebas de inmunidad a la rubéolay la varicela.
  • Pruebas para detección de fibrosis quísticay atrofia muscular espinal.
  • Pruebas para descartar defectos del tubo neural (como espina bífida) y trastornos genéticos (como Síndrome de Downy trisomía del par 18).
  • Análisis de glucosa para comprobar si hay diabetes gestacional.

La decisión de hacerse las pruebas prenatales es voluntaria. No obstante, se recomienda hablar con su médico sobre los exámenes y análisis recomendados, sus riesgos y beneficios.  De esta forma podrá tomar decisiones responsables que garanticen su calidad de vida y la de su bebé.

 

Colaboración del Colegio de Tecnólogos Médicos de Puerto Rico

Share this post