Los Dolorosos Cálculos Renales

Los Dolorosos Cálculos Renales

Sin duda tendrás un familiar o conocido que ha pasado por el trauma de expulsar o ser tratado por cálculos renales, comúnmente llamados piedras de riñón. Sabrás del dolor que habrá experimentado y de todos los remedios caseros que utilizó para expulsarla. En este artículo trataremos de orientarlo de forma que pueda prevenir los cálculos y conozca las herramientas de tratamiento que hay disponibles.
Los cálculos renales han afectado la humanidad desde la antigüedad. Uno de cada ocho adultos desarrollará piedras a lo largo de su vida. Padecerán de piedras 3 hombres por cada mujer. La incidencia es más alta entre los 20 años y los 40 años. La recurrencia de cálculos sin tratamiento  es de 10% a un año, 35% a 5 años y 50% a 10 años. Aunque no se ha demostrado una tendencia familiar. Los cálculos son más comunes en áreas montañosas, desiertos y áreas tropicales por predisponer a las personas a mayor deshidratación.
Un factor que al paciente le preocupa es, si debe tomar agua destilada o el agua del grifo, en Puerto Rico ambas aguas están adecuadas y aptas para consumirlas. Se piensa que los minerales o elementos trazas presentes en el agua, al cristalizarse pueden predisponer a la formación de cálculos. Se recomienda tomar por lo menos 2 litros de líquido al día para así poder producir diariamente por lo menos 3 litros de orina. ¿Qué líquido debemos tomar? ¿Es bueno el jugo de arándanos? ¿Producen piedra los refrescos carbonatados? Tenemos claro que no debemos tomar agua como único líquido ya que puede producirnos problemas como es la disminución de sodio en la sangre. Al contrario de la creencia, el jugo de” crandberry “o arándanos no es ideal para evitar la formación o ayudar a que expulsen los cálculos renales, al contrario, la ingesta excesiva de este líquido puede aumentar la incidencia de piedras en pacientes que padecen de esta condición. En cuanto a las bebidas carbonatadas, no tenemos estudios que nos indiquen que estos aumenten la incidencia de piedras. Se recomienda tomar agua, jugo de limón u otros jugos naturales. Muchos pacientes en broma (y en serio) mencionan que toman bebidas alcohólicas para ayudar a expulsar las piedras. Aunque la ingesta de bebidas alcohólicas puede producir una diuresis momentánea, a largo plazo deshidrata al paciente y aumenta la incidencia de piedras.
Otros productos asociados a un aumento en la formación de cálculos renales son el té, la espinaca y el chocolate. La sal puede servir de núcleo para la formación de piedras, por esto debemos controlar la ingesta de sal. La ingesta de carne o proteína animal en exceso también aumenta la probabilidad de desarrollar piedras. Es de extrema importancia que el paciente sepa que un aumento en el calcio en la dieta está asociado con una disminución en el riesgo de piedras renales. Las personas que toman 2 o más vasos de leche al día tienen un riesgo bajo de desarrollar cálculos renales que los pacientes que toman menos de un vaso.
Es de conocimiento general que plantas como Juana la Blanca o Vaquiña pueden ayudar a expulsar los cálculos. Desgraciadamente no existe literatura médica que avale el uso de estos productos. En realidad no tenemos una pastilla mágica que nos haga expulsar una piedra. Esta va a depender de la anatomía del paciente, de la piedra y de la cantidad de líquido que el paciente ingiera.
Luego que la piedra se forma en el riñón, ésta se desprende y baja a través del uréter. Al producirse la obstrucción, se dilata el riñón y así se produce el famoso dolor severo de piedra. Este dolor es lo que nos lleva a las sala de emergencias.
Contamos con múltiples estudios para diagnosticar los cálculos renales. Entre estos estudios tenemos el famoso KUB (Kidney, Uréter, Bladder) que es la radiografía sencilla de abdomen. Junto a esto podemos realizar monografías renales, pielograma intravenoso (IVP) y cuando queremos aclarar el diagnóstico utilizamos la tomografía computadorizada (CT), este último se considera el estudio de elección.
Por: Dr. Raúl M. Arroyo
Urólogo

Share this post