Los Audífonos y la Pérdida de Audición

Los Audífonos y la Pérdida de Audición

Dicen que no hay peor sordo que el que no quiere oír. Sin embargo, muchas veces quieres oír y no entiendes lo que te dicen. Preguntas una, dos y tres veces y aun así no entiendes lo que te dicen. La razón podría ser que tienes un problema de audición. Los problemas de audición te pueden hacer sentir incómodo, inseguro y muchas veces frustrado. Al no entender lo que te dicen, podrías responder de manera equivocada y hasta sentirte abochornado. Con el tiempo dejas de participar en conversaciones, te aíslas y hasta dejas de salir con tus familiares y amigos.
Los problemas de audición son más comunes y serios de lo que la gente se imagina. Se estima que el 20% de la población tiene algún tipo de pérdida de auditiva. La pérdida auditiva puede ser causada por diferentes razones, entre ellas  hereditarias, infecciones de oídos, traumas, medicamentos tóxicos, exposición a ruidos fuertes y al envejecimiento. Entre los posibles tratamientos se encuentran el uso de los audífonos, algunos medicamentos, estrategias de comunicación, cirugías e implantes cocleares.
La mayoría de las pérdidas auditivas se pueden tratar con audífonos. Los audífonos son pequeños amplificadores que van colocados detrás o dentro de los oídos. Estos diminutos amplificadores contienen en su interior un micrófono, un recibidor, y una batería la cual le provee la fuente de energía para su funcionamiento. Los audífonos de hoy en día, además contienen en su interior un procesador de sonidos que continuamente analizan y procesan los sonidos a su alrededor en cuestión  de milisegundos, para que cuando lleguen  al interior de tus oídos se escuchen de manera clara y cómoda.
Es importante que visites a un audiólogo para una evaluación completa de tu audición. Este te podrá decir si eres o no un buen candidato para utilizar audífonos. Una vez el audiólogo te oriente para escoger tus audífonos, él  los programará para que se ajusten a la necesidad auditiva evidenciada en tu evaluación audiológica. Entonces empezarás un periodo de ajuste y adaptación en la cual el audiólogo te llevará de la mano para que logres una rehabilitación  auditiva más efectiva.
En ocasiones los audífonos necesitarán ser reajustados y reprogramados por el audiólogo para que logren la mejor audición posible. Por esta razón es importante tener cuidado de no comprar audífonos que se anuncien en la televisión, la farmacia o la Internet. Estos aparatos auditivos, aunque a veces más económicos, no son prescritos por un audiólogo licenciado y carecen de la capacidad de ser ajustados a tu necesidad  auditiva, resultando esto a su vez en una experiencia negativa y desagradable. Además, no cuentan con las garantías y el servicio necesario.
Cuando pienses que tienes un problema auditivo o cuando un familiar o amigo te diga que no estas oyendo bien, lo mejor es hacer una cita con un audiólogo. Este es el profesional de la salud con la mejor preparación académica para evaluar tu audición y para decirte si te puedes beneficiar del uso de unos audífonos.
Por: Dr. Héctor Bravo González, Au.D.
Audiólogo

Share this post