La suplementación como terapia para el Autismo y Déficit de Atención

La suplementación como terapia para el Autismo y Déficit de Atención

Por: Joyce M. Dávila
Coach de Autismo
Especialista en Deficiencias del Desarrollo e Intervención Temprana

El rol principal de la suplementación es reconstruir la fisiología para apoyar el crecimiento normal y el neurodesarrollo. Ya se ha comprobado que existe una relación casual directa entre el espectro de autismo (EA) y déficit de atención (TDAH), y que ambos tienen en común toxicidad y una pobre salud intestinal. Es por eso que debemos empezar por sanar el intestino. Para comenzar, debes remover los alérgenos comunes de la dieta, eso le da al intestino la oportunidad de descansar y repararse. Así como una brigada de construcción no puede reparar una autopista mientras los carros y el trafico pasa, el intestino no se puede sanar a si mismo si no paramos el bombardeo de las comidas que le agravan. Los alérgenos y aditivos dañinos más comunes que debemos eliminar son: gluten (proteína del trigo, avena, cebada, etc.), caseína (proteína de los lácteos), soya, maíz, cítricos, levadura, azúcar, endulzantes artificiales (puedes usar Stevia y Xylitol), colorantes, MSG, otros sabores artificiales y aditivos. Se recomienda que le haga la prueba de alergias a alimentos IgG a su hijo(a) para ver que otros alimentos deben removerse. Además, su hijo(a) necesitará suplementos nutricionales para ayudar a la sanación de su intestino, la detoxificación y la salud de su cerebro.

Laboratorios

Lo ideal es hacer las pruebas de laboratorio especializadas para crear un plan de suplementación individualizado a sus necesidades. En Puerto Rico (PR) y América Latina se usa mayormente Great Plain Laboratories (GPL). En PR, los laboratorios pueden procesar las pruebas a través de estos.

En caso de que no pueda hacer las pruebas de laboratorio especializadas, éstas son las recomendaciones generales: dieta sin gluten, caseína, soya, baja en azúcares añadidas (no más de 15 gramos diarios, puede usar Xylitol) y libre de colorantes y preservativos, glutamato monosódico, nitritos, nitratos, cocinada en ollas de acero inoxidable o hierro. Te recomiendo leer sobre la “Dieta de Eliminación” para averiguar qué otras alergias a alimentos tiene si no puedes hacer los laboratorios de Alergias Alimentarias, IgG96 alimentos.

Suplementos

Al introducir un suplemento, idealmente uno a la vez, es importante que comiencen con 1/4 de dosis y cada dos días dupliquen la cantidad hasta llegar a la dosis recomendada para darle tiempo al cuerpo a ajustarse, observar y ajustar según su reacción. Estas son solo guías y no constituyen tratamiento médico.

Suplementos Básicos (puede comenzar antes de hacer las pruebas):

  • Calcio/Magnesio – 1000 mg/400-500 mg
  • Aceite de Hígado de Bacalao – 1000 mg diarios de Omega 3
  • Multi-Enzimas Digestivas con DPP-IV antes de cada comida
  • Probióticos 100 – 200 billones de bacterias vivas diariamente
  • Multivitamina/mineral alta en antioxidantes
  • Cannabidiol (de la planta del cáñamo) – depende del peso y la edad.

Deficiencias más comunes de Minerales y Vitaminas:

  1. Zinc – mineral clave para el funcionamiento del sistema inmune. Dosis 15 a 50 mg de zinc antes de acostarse.
  2. Selenio – excelente antioxidante y micromineral que usualmente está bajo en la población con autismo y TDAH. Empezar con 50-100 mcg diariamente basados en 10 mcg de Selenio por cada 2 libras, hasta un máximo de 100 mcg.
  3. Calcio y Magnesio – suplementar con 1000 mg de citrato de calcio diariamente (que no sea Tums). El magnesio se debe dar con el calcio para mejorar la absorción. El magnesio ayuda a activar procesos enzimáticos importantes, ayuda a calmar y a hacer más líquida la evacuación en caso de estreñimiento, particularmente leche de magnesia y “magnesium citrate” o “magnesium glycinate”. Dosis del magnesio 400 mg.
  4. Ácidos Grasos Esenciales Omega 3-6-9 (EFA) – básicamente todos los niños necesitan Omega 3. Ayudan a la atención y memoria, particularmente el DHA. Si usa Aceite de Hígado de Bacalao (debe estar filtrado y libre de mercurio) debe comenzar con 1/2 cdta. para niños de 2-5 años, 1 cdta. si tiene más de 5 años (a algunos niños le cae pesado), la meta es llegar a 1,000 mgs.
  5. Dimetilglicina (DMG) y Trimetilglicerina (TMG) – muchos padres informan que luego de varios días de tomar el DMG/TMG han visto que su hijo ha mejorado su contacto visual, tolerancia a la frustración, comportamiento e interés en hablar y comunicarse. Ambos son efectivos y a la hora de elegir es aconsejable probar ambos a ver cuál le conviene más a su hijo. La toma de DMG debe estar acompañada de Ácido Folínico (tiene mejor absorción que el ácido fólico) si se observa que el sujeto muestra hiperactividad. La dosis recomendada de Ácido Folínico es de1600 mcg. La experiencia ha demostrado que algunos niños necesitan dosis de 1,200 mg diarios de DMG/TMG para hablar.
  6. Vitaminas – debido a la selectividad de alimentos y a la mal absorción común en nuestros niños, estos generalmente tienen deficiencias de muchas de las vitaminas.
  7. Vitamina A – es importante para la visión, funcionamiento de la membrana celular y para el sistema inmune. Es un excelente antiviral. Tomar una semana antes y una después de la vacunación. Micellized Vitamin A, 5,000 mcg.
  8. Vitaminas del Grupo B – son claves para apoyar el sistema nervioso. P5P y Metilcobalamina (MB12; más detalles en www.drneubrander.com) minimizan comportamientos autistas e impactan los procesos de metilación (esencial para la detoxificación). Se debe suplementar individualmente las siguientes: Allithiamin 100 mg, Riboflavin 75mg, P5P (forma activada de B6/pyroxidine) 100mg (B6 se absorbe mejor con un poco de magnesio), y MB12 5,000 a 10,000 mcg. MB12 viene nasal, líquida o en tabletas masticables. La metilcobalamina también se puede mandar a hacer en inyecciones subcutáneas a través de farmacias especiales que hacen medicinas personalizadas.
  9. Vitamina C – es un poderoso antioxidante, y es esencial para muchas operaciones fisiológicas y el sistema inmune. Se recomienda de 500-1000 mg para los niños, a menos que tengan altos los oxalatos. Si usa dosis más altas, debe usarla “buffered”. Se debe tomar una semana antes y una después de la vacunación para fortalecer el sistema inmune.
  10. Vitamina E – otro poderoso anti-oxidante, se recomiendan 400 IU.
  11. “Folate”, “Folinic Acid” o “5-MTHF” – Son formas bioactivas de ácido fólico usadas para la síntesis de neurotransmisores y claves para promover mayores niveles de “Glutathione”, el detoxificador del cuerpo. Dosis recomendada es 800 mcg 2 veces al día.
  12. Baños con Sal de Higuera “Epsom Salts” – están compuestas de Sulfato de Magnesio (Magnesium Sulfate) y ayuda a tranquilizar, mejorar la sensitividad sensorial, el comportamiento del niño(a) y a la detoxificación. Debe comenzar con 1⁄4 de taza hasta 2 tazas de sales diluidas en la bañera con agua. Si el/la niño(a) reacciona adversamente refleja una deficiencia significativa de azufre, debe bajar a cantidades mínimas e ir subiendo lentamente a medida que su tolerancia aumente. También viene en crema transdermal de “Magnesium Sulfate” para aplicar diariamente, en terapias y al salir de la piscina para contrarestar el efecto dañino del cloro.
  13. “Glutathione” – aminoácido que ayuda a reactivar el proceso de detoxificación que muchas veces está afectado en los niños del EA y TDAH. Se debe usar transdermal (125 mg, 2 veces al día) o “lipoceutical”, NUNCA oral.
  14. “Colostrum”– ayuda a fortalecer el sistema inmune y a sanar el intestino.

Importancia de la calidad de los suplementos

Nuestros chicos ya están tóxicos. Necesitamos usar suplementos que estén libres de contaminantes y desde la materia prima hasta el producto final garanticen la más alta calidad. Es por eso que en www.chicosespeciales.com sólo ofrecemos marcas especializadas en Autismo y TDAH, de reconocidos controles y calidad farmacéutica

(pharmaceutical grade ) de manera que aseguremos:

  • que la dosis sea consistente y verdadera según indicada en la etiqueta.
  • la calidad y pureza de los ingredientes.
  • que tengan los menos aditivos posibles para evitar reacciones alérgicas y porque éstos reducen la efectividad del suplemento.
  • que estén libres de gluten, caseína, soya y otros alérgenos.

 

NOTA: Nada que aparezca aquí debe ser considerado consejo médico. Consulte todo tratamiento con su médico especialista en autismo. Esta información es una guía básica para poder comenzar. Cada niño(a) es diferente y es ideal que le guíe un profesional de la salud con experiencia con nuestros niños, idealmente un doctor adiestrado por el Autism Research Institute “ARI” (antes conocido como “DAN! doctor”) o LINCA, y, más aún, guiados por laboratorios que les indiquen las necesidades reales de su hijo(a). No recomiendo doctores que ofrecen tratamientos que incluyen otras terapias muy costosas y cobran miles de dólares.

Share this post