La salud oral en infantes y niños

La salud oral en infantes y niños

Por: Dra. Damaris Molina Negrón,DMD FAAPD
Dentista Pediátrico
colaboración del Colegio de Cirujanos y Dentistas de Puerto Rico

Muchos padres, madres y tutores de niños se preguntan: ¿Qué puedo hacer para evitar que los dientes de nuestros niños se afecten por caries? Dentro de nuestras rutinas cargadas de compromisos, el incluir nuevas rutinas se nos hace difícil. Por esto, el comenzar desde muy temprano en estrategias de prevención que incluyan la salud oral es muy importante.

La Academia Americana de Dentistas Pediátricos recomienda que la primera visita al dentista debe ser tan pronto se observe el primer diente primario (diente de leche) en la boca y/o nos más tarde del primer año de edad.

Esta estrategia de comenzar a evaluar la cavidad oral en o antes del primer año de edad, permite que rutinas preventivas comiencen temprano en su vida. La posibilidad de minimizar, incluso de mantener sus dientes y tejidos orales saludables de manera permanente es posible si comenzamos tan pronto o antes de que los primeros dientes primarios comiencen a salir y ser observables en la boca.

La estrategia de limpieza de la cavidad oral cuando no han salido dientes incluye el pasar un paño húmedo por las encías y tejidos alrededor de las encías.

En la etapa donde el infante tiene muy pocos dientes, comenzamos a utilizar un cepillo de dientes que este identificado como cepillo de infantes. De igual manera la pasta dental la identifican como pasta dental de entrenamiento. Esta pasta dental de entrenamiento no contiene fluoruro y puede ser tragada sin riesgo. Es recomendadle que por la mañana y por la noche se cepillen los dientes del infante para prevenir caries.

A medida que el niño o niña sigue creciendo y aumentando en edad es necesario sustituir la pasta de entrenamiento por una pasta dental regular que contenga fluoruro, comenzar a utilizar el hilo dental una vez por día y un enjuagador que contenga fluoruro. El hilo dental se utiliza inicialmente con ayuda de los padres y luego poco a poco el niño va usando el hilo dental individualmente. El enjuagador con fluoruro su utiliza de noche a la hora de acostarse y es necesario que el niño sepa escupir todo el enjuagador. Como edad general usualmente un niño de seis años está listo para comenzar el enjuagador con fluoruro.

Adicional a lo mencionado, existen enjuagadores que marcan la placa bacteriana con color rojo o azul. La placa dental (biofilm oral o placa bacteriana) es una acumulación de una comunidad de bacterias variadas con remanentes salivares y de comida. La misma es usualmente invisible y se deposita en la superficie de los dientes. Su presencia puede estar asociada a caries y enfermedades de las encías. Utilizando los enjuagadores que marcan con color la placa dental se fortalecen las técnicas de cepillado dental e hilo dental ya que se puede ver la placa dental con más facilidad. No debemos confundir el enjuagador con fluoruro y el enjuagador de tinte. El enjuagador de fluoruro es una medida preventiva que se utiliza todas las noches para proteger la superficie de los dientes. El enjuagador con tinte simplemente marca la placa dental para que el niño o niña pueda poder ver con claridad y cepillarse sus dientes.

Es importante, el establecer un hogar dental temprano en la vida del niño o niña le servirá de ayuda tanto al niño como a sus cuidadores. Se establece un hogar dental cuando el paciente visita al dentista por primera vez y se mantiene unas visitas periódicas de mantenimiento con su dentista. El dentista será un mentor en la salud oral del niño y en ocasiones de accidentes y/o traumas será el enlace de ayuda con el paciente.

El dentista pediátrico es un dentista que recibe un entrenamiento adicional en el área pediátrica y que posee más experiencia al proveer servicios dentales a infantes, niños, adolescentes y pacientes con necesidades especiales.

Share this post