La importancia de unos riñones sanos

La importancia de unos riñones sanos

Para entender porque debemos cuidar nuestros riñones y mantener saludable todo nuestro sistema urinario debemos conocer las funciones del mismo. Las funciones principales de los riñones se categorizan en tres:

 

  1. Mantener el balance en la composición del cuerpo, principalmente regular el sodio, potasio, cloro, calcio, magnesio y fósforo (electrolitos importante para el buen funcionamiento de los órganos).
  2. Excreción de los productos finales del metabolismo (toxinas) y sustancias extrañas al cuerpo (drogas).
  3. Secreción de enzimas y hormonas que regulan la presión sanguínea (renina), maduración de las células rojas en la médula ósea (eritropoyetina) y el balance del calcio y fósforo (vitamina D3).

 

Si pensamos en todas estas funciones podemos comprender y extrapolar como unos riñones enfermos podrían afectar nuestra calidad de vida, manifestándose en síntomas y signos en nuestro cuerpo. Por ejemplo, nos podemos sentir cansados, con mareos por hemoglobina baja y esto puede ser secundario a una pobre secreción de eritropoyetina por riñones enfermos o nos podemos sentir agitados, descontrolarse la presión sanguínea e hincharnos (edema) y tener arterosclerosis acelerada a causa de un fallo en los riñones, y así otros sistemas que se afectan. Algunos síntomas generales de problemas serios de funcionamiento en los riñones lo son: anorexia, náuseas, vómitos, diarreas, insomnio, dolores de cabeza, calambres, pruritus (picor), enfermedad ósea, tendencia a sangrar mucho, gastritis y otros.

 

Hay enfermedades sistémicas que afectan los riñones, las más comunes son: diabetes mellitus I y II, hipertensión, problemas de colesterol, arterosclerosis, obesidad, hábitos tóxicos como cigarrillo y drogas ilegales, medicamentos que son nefrotoxicos, procesos inflamatorios sistémicos como lupus eritematoso sistémico (SLE) y otros.

 

Para mantener una buena salud renal debemos: llevar una dieta balanceada, mantener un peso saludable, ingerir mucha agua, evitar hábitos tóxicos. Si toma medicamentos recetados y no recetados debe preguntarle a su médico sobre los efectos adversos y si padece de alguna de las enfermedades mencionadas u otra enfermedad sistémica educarte y preguntarle a su médico si tus riñones están siendo afectados por los mismos. Su médico tiene las herramientas (laboratorios, análisis de orina) y el conocimiento para hacer el diagnóstico.
Por: Lillian M. Padilla Costoso, MD
Nefróloga

Share this post