La Aromaterapia

La Aromaterapia

Los aceites esenciales son substancias aromáticas, producidas por las plantas para defenderse de infecciones y hongos o para repeler insectos dañinos y atraer insectos y aves polinizadores. Son substancias sumamente complejas que pueden tener cientos de componentes.

 

Los productos que se denominan «aceites perfumados» o «fragancias» no son aceites esenciales ni aromaterapia. Son aceites que se mezclan con imitaciones químicas simples, que tienen olores agradables pero poca o ninguna propiedad terapéutica. Los productos comerciales que dan olor a la casa, tampoco son aromaterapia aunque utilicen esa palabra en la etiqueta.

 

Características de los Aceites Esenciales

 

Los aceites esenciales tienen propiedades medicinales bien específicas y para poder usarlos adecuadamente hay que estudiar a cada especie por separado. Sin embargo, en general, se puede decir que todos comparten las siguientes características.

 

  • Son altamente volátiles: volátil quiere decir que a la temperatura del ambiente se evaporan y esparcen sus moléculas en el aire.
  • Se disuelven en grasa, aceites o cremas.
  • La mayor parte de ellos son antibacteriales, antisépticos y fungicidas.
  • Algunos de ellos son adaptogénicos: ayudan al cuerpo a aumentar su resistencia al estrés, manteniendo la homeostasis.
  • Muchos controlan y aumentan la regeneración celular.
  • La mayoría son estabilizadores.
  • Todos tienen un gran poder de penetración en el cuerpo a través de la piel o el sistema olfativo.
 
Calidad de los Aceites Esenciales

 

La calidad y precio de los aceites esenciales varía de una especie de planta a otra, según la facilidad con que se cultiva, las leyes de oferta y demanda, y la cantidad de aceite/material botánico que puede producir cada especie. También, dentro de una misma especie, los precios pueden variar. En general, de una misma planta, los aceites de mejor calidad terapéutica van a ser más caros que los de menor calidad. Lo más importante cuando buscamos un aceite esencial para uso terapéutico es que sea orgánico y que se destile a baja presión y temperatura.
Modo de Empleo: Inhalación

 

El aspirar los aceites esenciales a través del sistema olfativo o la nariz tiene un doble efecto terapéutico.

 

  1. Estimula el sentido del olfato: El sentido del olfato esta conectado directamente a la parte más primitiva del cerebro, el Sistema Límbico. Este sistema es la parte del cerebro que rige instintos tan básicos como el apetito, la sed, los impulsos sexuales y la agresividad. Al oler se producen respuestas hormonales y emocionales inconscientes.(Ej. agresividad al oler sangre, salivación y producción de jugos gástricos al oler comida). Hay aceites esenciales que producen la respuesta automática de disminuir los niveles de hormonas suprarrenales (reducción del estrés) y otras que producen efectos parecidos al de las feromonas sexuales, es decir, aumentar la predisposición sexual.

 

  1. Las moléculas del aceite esencial penetran directamente al tejido de las vías respiratorias y al torrente sanguíneo. Una vez en la sangre o en el tejido, las propiedades terapéuticas de ese aceite se dejan sentir. Puede por ejemplo ayudar a combatir un virus o una bacteria, bajar la fiebre o tener un efecto antiespasmódico directamente en los pulmones.
Modo de Empleo: Uso Tópico (directamente sobre la piel)

 

Otra forma común de usar los aceites esenciales es sobre la piel, diluyéndolos en un aceite base. Este modo de empleo es más usado para la preparación de ungüentos para dolores musculares, problemas de la piel, o asuntos hormonales. La recomendación es siempre usar un aceite vegetal, natural y preferiblemente orgánico. Estos pueden ser aceite de almendra, semilla de uva o coco. También se pueden diluir en cremas, siempre que sean 100% naturales.

 

La literatura recomienda la dilución de 5 gotas por cada onza de aceite base. Mi experiencia es que si se usan aceites orgánicos de buena calidad, se puede echar la mitad de esta cantidad.

 

Medidas de Seguridad

 

  1. Infórmese del aceite que va a usar antes de utilizarlo.
  2. Hacer una pruebita de unos 10 minutos, con el aceite diluido en la parte interna del brazo, antes de esparcirlo por áreas más grandes de su cuerpo. Esto es para asegurarse de que no hay alergias.
  3. No exponerse al sol en caso de usar en la piel aceites de frutas cítricas (naranja, toronja, tangerina), pues son foto sensitivos, es decir manchan la piel si se exponen al sol.
  4. Si caen en los ojos o en cualquier área sensitiva, no se enjuague con agua, sino con aceite base sin ningún aceite esencial diluido (Ej. Aceite de Oliva).
Por: Carmen Rivera Batlle
Terapeuta de Masaje

Share this post