Insomnio

Insomnio

Por: Sheila Pérez
Redacción enSalud

El insomnio es la imposibilidad de conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche. Puede causar problemas durante el día, como cansancio, poca energía, falta de concentración e irritabilidad.

Es un trastorno del sueño común que consiste en una reducción de la capacidad para dormir. Si usted lo padece tiene problemas para conciliar el sueño, quedarse dormido o los dos. Como resultado dormirá poco o tendrá un sueño de poca calidad.

La falta de sueño puede afectar de modo negativo a la vida de la persona que lo sufre, provocando deterioro social, ocupacional o de otras áreas importantes. Los tratamientos incluyen cambios en el estilo de vida, terapia y medicamentos.

El insomnio puede ser agudo (de corta duración) o crónico (de larga duración). El insomnio agudo es común y las causas más frecuentes incluyen estrés en el trabajo, presiones familiares o un evento traumático. Por lo general, dura días o semanas.

El insomnio crónico dura un mes o más. La mayoría de los casos de insomnio crónico son secundarios. Esto significa que son el síntoma o el efecto secundario de algún otro problema, como ciertos problemas médicos, medicamentos y otros trastornos del sueño. Sustancias como la cafeína, el tabaco y el alcohol también pueden ser una causa.

Una persona tiene más riesgo de insomnio si: tiene mucho estrés, esta deprimido, problemas de dinero, trabaja de noche o cambios frecuentes de horario, viajas largas distancias en cambios de hora, tiene un estilo de vida sedentario. Algunos síntomas podrían ser: dormir solo periodos cortos, estar despierto durante gran parte de la noche, sentirse como si no hubiera dormido nada y despertarse demasiado temprano.

Como consecuencia a este mal, la persona podría sentir somnolencia diurna y falta de energía. También puede hacerle sentir ansioso, deprimido o irritable. Puede tener problemas para concentrarse en tareas, prestar atención, aprender y recordar. El insomnio también puede causar otros problemas graves. Por ejemplo, puede hacer que sienta sueño mientras maneja, lo que podría provocar un accidente automovilístico.

La cantidad de horas recomendadas para dormir varia de persona en persona y por lo general serían 7 horas y medias. Existen los “poco dormidores” y son las personas que necesitan solo 4 horas de sueño para funcionar con normalidad. Por otra parte, están los “grandes dormidores” que necesitan 10 horas. Ambos valores están dentro de la normalidad.

En la mayor medida posible, se debería evitar los medicamentos sin prescripción médica. Cada caso debe ser individualizado, valorando los beneficios del tratamiento, si éste está realmente indicado.

El objetivo de controlar el insomnio es lograr un sueño reparador y una mejor calidad de vida en general. Comprender y tratar la causa del insomnio es la mejor forma de lograr esto. En primer lugar, identifique las posibles fuentes del insomnio y pídale a su médico que le ayude a controlarlo.

 

Diez consejos para combatir el insomnio

  1. Evitar practicar ejercicio intenso antes de acostarse. El deporte genera endorfinas que pueden dificultar el conciliar el sueño de forma inmediata.
  2. Crear un ambiente relajado en el dormitorio. La estancia debe estar acondicionada para facilitar el reposo. Es conveniente regular la intensidad de la luzevitar la radio, la televisión u otros dispositivos que no contribuyan a crear un clima de relajación.
  3. Evitar objetos y factores que puedan despertarnos. Es aconsejable retirar del dormitorio los móviles, cerrar las ventanas para evitar los ruidosdel exterior y bajar las persianas para que el exceso de luz no interrumpa el sueño.
  4. Establecer rutinas positivas asociadas al sueño. Intentar ir a la cama siempre a la misma horay después de una ducha con agua templada son hábitos saludables que ayudan a preparar la mente para el reposo.
  5. Asociar mentalmente cama y sueño. Es importante no utilizar el dormitorio como lugar de trabajoo para realizar actividades que no estén relacionadas con el descanso.
  6. Climatizar el dormitorio. Dejar puesto el aire acondicionadodurante toda la noche es perjudicial. Sí se puede utilizar antes de irse a dormir para regular la temperatura de la estancia, o ventilarla abriendo las ventanas, minutos antes de acostarse.
  7. Evitar las comidas copiosas y el alcohol antes de dormir. Durante el verano se incrementa el consumo de alcohol y por lo general se cena más tarde y más fuerte. Además, ingerir líquido en abundancia antes de acostarse incrementa las ganas de orinar, necesidad que puede interrumpir el sueño.
  8. Tomar alimentos que faciliten el sueño. Los plátanos, los huevos o la leche son alimentos ricos en triptófano que van a ayudar a conciliar el sueño.
  9. Recurrir a una siesta breve. Una siesta después de comer puede compensar la falta de reposo durante la noche y reducir consecuencias del insomnio como el estrés o la irritabilidad,
  10. Plantas medicinales. No tienen los efectos secundarios de los somníferos sintéticos.

Share this post