Examen de Fondo de Ojo

Examen de Fondo de Ojo

La dilatación de la pupila, conocida también como el examen de fondo de ojo es un componente integral del examen oftalmológico. Para realizar el examen se usan compuestos químicos en forma de gotas que aumentan el diámetro de la pupila, permitiendo que el oftalmólogo visualice las estructuras internas del ojo incluyendo el humor vítreo, el nervio óptico y las diferentes partes de la retina. Durante el examen se examina el ojo para múltiples condiciones comunes y enfermedades de los ojos que muchas veces no tienen signos tempranos que se pueden detectar externamente. Algunas de estas son:
1. En el caso de pacientes diabéticos esta prueba es sumamente importante, y algo que se debe efectuar por lo menos una vez al año, con el propósito de detectar la retinopatía diabética, una de las causas más comunes de pérdida de visión en países desarrollados. Con la prueba se pueden detectar los cambios iniciales de la retinopatía diabética antes de que el paciente sufra de una pérdida de visión severa, dando la oportunidad de dar tratamiento temprano. En el paciente ya afectado el examen es necesario para el seguimiento, y tratamiento.
2. Para la degeneración macular, una condición que al igual puede llevar a la pérdida de visión, es una herramienta muy importante. No solo ayuda a diagnosticar la condición, pero ayuda a clasificar los diferentes tipos de ésta, lo cual es esencial para el seguimiento y tratamiento.
3. En el seguimiento de los pacientes que sufren de glaucoma, una condición que afecta el nervio óptico. El examen con dilatación de la pupila, ayuda a que el nervio se puede visualizar con más detalle, dando la oportunidad de evaluar cambios en este.
4. En el caso de los pacientes que se quejan de ver flotadores, manchitas, y moscas, o que se quejan de destellos de luz, el examen es la parte más importante de la evaluación oftalmológica. Con este se examina la retina directamente asegurándose de que estos síntomas no sean causados por problemas como agujeros o desprendimiento de la retina. Y da la oportunidad de efectuar tratamientos tempranos.
5. Luego de sufrir un trauma directo o cerca del ojo, la prueba es excelente para determinar si hay daño en las estructuras internas del ojo, lo cual no necesariamente sería evidente en un examen externo.
6. Es una prueba muy importante en el seguimiento de pacientes con condiciones autoinmunes/reumatológicas, donde se puede evaluar cómo estas pueden estar afectando el ojo directamente. Además los pacientes en tratamiento de Plaquenil (Hydroxychloroquine) necesitan ser examinados una vez al año.
Estas no son las únicas condiciones que el examen nos ayuda a detectar, diagnosticar, y tratar. Hay condiciones genéticas, vasculares, e infecciosas entre otras que pueden ser diagnosticadas al dilatar la pupila.
Pero como todo lo relacionado a la salud, el paciente no debe esperar a tener síntomas o pérdida de visión para examinarse. Un examen oftalmológico completo debe estar en la agenda anual de todos nosotros.
Por: Rodolfo del Toro, MD
Oftalmólogo

Share this post