Evalúa tu corazón antes de hacer deporte

Evalúa tu corazón antes de hacer deporte

El American Heart Association recomienda un monitoreo previo cardiovascular para la actividad deportiva en niños y adolescentes de escuela primaria, secundaria y los atletas universitarios. Es de suma importancia obtener un buen historial médico junto a un minucioso examen físico y no es prudente recomendar el uso rutinario de pruebas como el electrocardiograma de 12 derivaciones, ecocardiograma, prueba de esfuerzo para la detección de la enfermedad cardiovascular en las grandes poblaciones de jóvenes o atletas mayores de esa edad.
Esta recomendación se basa en prácticas y consideraciones de eficiencia económica, dado el gran número de atletas de competición en los Estados Unidos, la frecuencia relativamente baja con la que las lesiones cardiovasculares responsables de estas muertes se producen, y la baja tasa de muerte cardíaca súbita en el comunidad atlética.
Este punto de vista, sin embargo, no tiene por objeto disuadir activamente todos los esfuerzos en el cuidado de la población que pueden ser propensos a algún tipo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, existe la preocupación de que el uso generalizado de pruebas no invasivas en la población atlética podría dar lugar a resultados falso-positivos, la creación de una ansiedad innecesaria entre un número importante de atletas y sus familias, así como la exclusión injustificada de la cobertura de seguro de vida y de la competencia atlética.
En consecuencia, llegamos a la conclusión de que un examen físico completo y el historial familiar, diseñado para identificar (o aumentar la sospecha de) lesiones cardiovasculares que podrían causar muerte súbita o progresión de la enfermedad en los atletas jóvenes, es el mejor método disponible y el más práctico.
El historial y examen físico debe ser obligatorio para todos los atletas. Se recomienda que se realice en todas las edades pero principalmente antes de la participación organizada en la escuela secundaria (grados 9 a 12) y deportes universitarios y  debe repetirse cada 2 años. De hecho, esta recomendación está en consonancia con los procedimientos que son habituales para la mayoría de las escuelas secundarias y en  atletas universitarios en los Estados Unidos.
Previa a la participación deportiva, los exámenes deben ser realizados por personal médico, que incluye entre otros, pediatras, generalistas, médicos de familia, internistas y cardiólogos, siendo el especialista en cardiología el responsable de la evaluación de aquellos atletas que sean identificados como de riesgo cardiovascular. En concreto, las evaluaciones del atleta deben incluir una historia médica completa y un examen físico, incluyendo medición de la presión arterial braquial. Este examen debe realizarse en un ambiente propicio para la auscultación cardíaca óptima, bien sea en una oficina privada o como parte de un programa escolar. La evaluación también debe hacer hincapié en algunos elementos fundamentales para la detección de las enfermedades cardiovasculares que se saben, están asociados con la morbilidad o muerte súbita cardiaca en atletas.
La historia cardiovascular debe incluir preguntas claves como:
  • Dolor en el pecho al esfuerzo, incomodidad o síncope (perdida del conocimiento) / casi síncope, así como excesiva, inesperada e inexplicable falta de aliento( o fatiga) asociada con el ejercicio.
  • La detección de un soplo en el corazón o aumento de la presión arterial sistémica.
  • Historial familiar de muerte prematura (súbita o no), o historial de enfermedad cardiovascular en un familiar cercano (s) que sean menores de 50 años de edad.
  •  Conocimientos específicos de la ocurrencia de ciertas condiciones (por ejemplo, la miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía dilatada (corazón grande), el síndrome de QT largo, el Síndrome de Marfan, o arritmias (pulso lento o acelerado)
De hecho, los padres deben ser responsables de llenar cuidadosamente los formularios médicos para atletas de la escuela primaria o secundaria. El examen físico cardiovascular debe hacer hincapié en (pero no necesariamente limitarse a):
  • La auscultación precordial, tanto en la posición supina y de pie.
  • Evaluación de los pulsos de la arteria femoral para excluir coartación de la aorta.
  • El reconocimiento de los estigmas físicos del síndrome de Marfan. (jóvenes con altura no proporcional con su edad)
  • La medición de la presión arterial braquial en la posición sentada.
Como se señaló anteriormente, cuando las anomalías cardiovasculares se identifican o se sospechan, el atleta debe ser referido a un especialista cardiovascular para evaluación y / o la confirmación. En definitiva, identificar  anomalías cardiovasculares deben ser juzgadas con respecto a la 26 ª Conferencia  de Bethesda, para la determinación final de elegibilidad para el futuro deportivo.
Sin embargo, es importante señalar que las recomendaciones oficiales o requisitos por los órganos rectores deportivos en relación con la naturaleza y el alcance de la evaluación médica previa a la participación de los atletas no están estandarizados entre los Estados, ni pueden ser necesariamente vistos como médico suficiente en muchos casos. Por lo tanto, debido a esta heterogeneidad en el diseño y el contenido de los exámenes previo a la participación, también recomendamos el desarrollo de un estándar nacional para la evaluación previa a la participación médica. La adhesión a las directrices aplicables de manera uniforme tendría un impacto importante y rentable en la salud de los estudiantes – atletas mediante la mejora de la seguridad y la salud física en las actividades deportivas.
Por: Dr. Carlos Benítez, Especialista en Medicina Interna
        Dr. Luis Molinary, Cardiología

 

Share this post