Cuando quieres comenzar a ejercitarte

Cuando quieres comenzar a ejercitarte

Deseas hacer alguna actividad física, ejercitarte o practicar algún deporte, pero no sabes dónde ni cómo. Son muchas las personas que se encuentran así, no estás solo. Existen infinidades de alternativas y opciones que atraen mucho por estar de moda. Otras te pueden atraer por su vestimenta, el ambiente, amigos que lo practican; eso es normal, pues de alguna manera comienza el amor.

Hay que ser objetivo al definir qué tipo de actividad física realizarás. Saber en qué condición física te encuentras actualmente, tus gustos, lugar y ambiente en que se practica; en fin, pros y contras de la actividad o disciplina que realizarás. También debes pensar en la razón que te motiva a hacer ejercicios y objetivos que deseas alcanzar; si quieres degradar por ciento de grasa, mejorar tu condición cardiovascular, aumentar masa muscular o simplemente sentirte mejor contigo, liberar estrés y vivir más feliz.

Si lo que deseas es bajar de peso, las opciones de ejercicios cardiovasculares son las ideales como caminar, correr, rodar en bicicleta, nadar, jugar baloncesto entre otras más. Es importante que el comienzo sea uno ligero y no extenso. De acuerdo a tu condición, conocimiento y experiencia será el grado de dificultad del entrenamiento.

En Puerto Rico se pueden hacer actividades casi todo el año, pues las temperaturas son agradables y aún en diciembre y enero se pasa bien. Si vas a buscar un gimnasio es importante que sea limpio, ordenado, con algún tipo de supervisión, que el personal esté certificado y con experiencia en el campo. Que tenga una temperatura agradable, seguridad y baños apropiados, entre otras cosas. Tú y el lugar que elijas debe estar acorde con una filosofía de entrenamiento que esté cercana a tu objetivo y meta, además de ajustarse a tu presupuesto.

El comienzo de cualquier programa puede causar molestias y dolor muscular. La primera semana debes hacer poco tiempo de entrenamiento, seguido de una buena rutina de estiramiento. El descanso y la hidratación juegan un papel muy importante. Ajustes en los hábitos alimentarios van de la mano si quieres ver cambios en tu cuerpo. Comer regularmente beneficia tu rendimiento y tus niveles de glucosa en sangre, además de acelerar el metabolismo.

Lo bueno de ejercitarte es que son muchos los beneficios, físicos y emocionales. Lo importante es moverte, disfrutar lo que haces y contagiar a otros. Cualquier día es bueno para arrancar, cualquier día es bueno para estar saludable.

Por: Alfred Machado, CPT

Share this post