El Termómetro como aliado al Cocinar los Alimentos

El Termómetro como aliado al Cocinar los Alimentos

Muchas veces nos preguntamos ¿Qué voy a cocinar hoy? Buscamos variedad en el menú para satisfacer nuestro paladar o algún plan nutricional individual. Algunos consumidores coordinan preparar sus alimentos para toda la semana y otros prefieren cocinar a diario. Cualquiera que sea la preferencia, hay una acción que no debe faltar a la hora de cocinar– usar el termómetro para alimentos. El uso del termómetro para alimentos es el único método confiable que tiene el consumidor para asegurarse que las carnes, aves, pescados y productos de huevo están seguros para consumir.

Cuando decimos que los alimentos están seguros para consumir, nos referimos a que al cocinarse, han alcanzado una temperatura interna mínima adecuada recomendada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) para destruir cualquier bacteria dañina que puede estar presente. Es importante señalar que ni el color, ni la textura de los alimentos son un signo confiable de que los alimentos están seguros para consumir. Solo midiendo la temperatura interna con el termómetro para alimentos, antes de remover de la fuente de calor, es la única forma de determinar que su alimento está seguro para consumir.

Las temperaturas internas mínimas adecuadas recomendadas por el USDA varían según el producto. Detallamos las mismas a continuación:

  • Cocine todos los asados, filetes y chuletas, de carne cruda de res, cerdo, cordero y ternero, hasta una temperatura interna mínima de 145˚F. Por seguridad y calidad, permita un tiempo de reposo de al menos tres minutos, antes de picar y consumir la carne.
  • Cocine los pescados hasta una temperatura interna mínima de 145˚F.
  • Cocine la carne molida de res, cerdo, cordero, y ternero hasta una temperatura de 160˚F.
  • Pollo, pavo o pato entero, en piezas y molido debe alcanzar una temperatura interna mínima adecuada de 165˚F.
  • También use el termómetro para alimentos para asegurar que los alimentos cocidos se mantengan a una temperatura adecuada hasta el momento de servirlos – las comidas frías a 40˚F o menos, y las comidas calientes a 140˚F o más.
  • Al recalentar sobrantes de alimentos, los mismos deben alcanzar una temperatura interna mínima adecuada de 165˚F.

 

Foto: Imán ¿Está listo ya? incluye las temperaturas internas mínimas adecuadas recomendadas por el USDA

Siempre recuerde verificar los 4 pasos de seguridad alimentaria al preparar los alimentos en casa: limpiar, separar, cocinar y enfriar. Para más información acerca de seguridad alimentaria o para ordenar material educativo libre de costo, como por ejemplo el imán ¿Está listo ya?, llame a la Línea de Información sobre Carnes y Aves del USDA (1-888-674-6854) de lunes a viernes, 10 a.m. a 6 p.m. hora del este, o por correo electrónico o charla en vivo en Pregunteleakaren.gov.

Por: Janice López-Muñoz, BS, MSIH
Especialista en Asuntos Públicos, FSIS- USDA

Share this post