El suicidio en adolescentes

El suicidio en adolescentes

Lic. Yessenia Velázquez OTL/ MHC
Occupational Therapist & Mental Health Counselor

El suicidio se define cómo el acto intencional de terminar con la propia vida. Es la tercera causa de muerte violenta entre los jóvenes de 15 a 24 años de edad. En el 90% de los suicidios en niños/as y adolescentes, se ha detectado alguna forma de trastorno mental como la causa fundamental. En Puerto Rico la tasa de suicidios en niños y adolescentes es de un .5%, lo cual es baja, si se compara con la de Estados Unidos, pero es de igual forma alarmante e inaceptable. Los métodos más usados por los jóvenes son: sobredosis con medicación, ahorcamiento o cortaduras. Entre los factores de riesgos más comunes están: conflictos internos, confusión que pueden experimentar los adolescentes al asumir varios roles, las dudas que tienen sobre sí mismos o sobre sus capacidades para enfrentar las demandas sociales y lograr sus metas futuras. Por otro lado, la desventaja social, pobreza educacional, padres con trastornos mentales; agresión, violencia y/o uso de sustancias en la familia, miembros con intentos suicidas, adolescentes diagnosticados con un trastorno mental como la depresión, la esquizofrenia, trastorno de ansiedad y de uso de sustancias.

No hay un suicida típico, pero existen señales que pueden ayudar a salvar la vida en muchos casos. El adolescente que piensa en suicidarse: habla de suicidarse, tiene dificultades para comer o dormir, muestra un cambio marcado en su conducta, se aleja de sus amigos y/o actividades sociales, pierde interés en sus pasatiempos y sus estudios, escribe una carta de despedida, regala sus posesiones más apreciadas, ha intentado suicidarse previamente, corre riesgos innecesarios, pierde el interés en su apariencia personal, aumenta el uso de bebidas alcohólicas o drogas. Pueden también mostrar un comportamiento agresivo o comportamiento pasivo, cambios en la personalidad, cambios súbitos en el estado de ánimo, incapacidad para comunicarse, obsesión con la muerte, autoestima baja y desesperanza. Frases como las siguientes podrían ser claves iniciales de ideas suicidas: “a veces quisiera q todo terminara, estoy cansado/a de todo, tan solo quisiera dormir, no puedo soportar más, no veo ninguna esperanza, el mundo estaría mejor sin mí, ya no me deprimiré más”.

Es de mucha utilidad el preguntarle a un joven si está deprimido o a pensando en el suicidio como una opción. Esto no estimula las ideas de muerte en su cabeza, por el contrario, esto le hará saber que hay alguien que se preocupa por él/ella y le da la oportunidad al adolescente de hablar de sus problemas. Hoy día el joven adolescente pasa la mayor parte de su tiempo en la escuela y es por tal razón que cualquier persona, ya sean sus compañeros de escuela, maestros, consejero o trabajador social, deberán tomarlo muy en serio y referirlo a los especialistas de la salud mental. Las conductas suicidas en adolescentes constituyen una situación de extrema gravedad que requiere la toma de medidas de carácter preventivo. Estas medidas tienen la finalidad de prevenir el desenlace mortal de los actos suicidas, la repetición de dichos actos, el primer intento suicida y la inclinación al suicidio. En cada uno de estos casos el éxito dependerá de la identificación precoz y del tratamiento adecuado.

Share this post