El Pie Plano

El Pie Plano

Por: Dr. William Díaz MS, DC, CCEP, CCSP
Quiropráctico

Cuando hablamos del pie plano nos referimos a la pérdida o el colapso de los tres arcos del pie lo cual provoca que casi toda la superficie del pie toque el piso. Los arcos en el pie se van formando cuando somos niños y se desarrollan hasta los 5 o 6 años de edad. Los pies planos pueden crear problemas mecánicos en el pie ocasionando dolores en los pies, piernas, caderas, cintura, espalda y cuello, además pueden crear lesiones deportivas, fascitis plantar y espuelones.

Para diagnosticar problemas en los pies primero debemos diferenciar si el problema es de un pie plano rígido o flexible. Para hacer esto el doctor le pide al paciente que se pare en los dedos del pie, si el pie forma un arco es flexible, sino forma un arco es rígido. Si el paciente presenta mucho dolor se recomienda hacer radiografías, CT Scan o MRI para examinar los huesos, tendones y ligamentos del pie. Los quiroprácticos utilizamos unas plataformas computadorizadas que nos ayudan a detectar cuanta pérdida del arco hay y la distribución del peso del cuerpo en los pies, además nos ayuda a detectar como ese pie plano afecta el resto del cuerpo.

Se pueden hacer diferentes ejercicios para optimizar el desarrollo de los pies: caminar de puntillas, caminar descalzo por terreno irregular o por la playa, agarrar objetos con los dedos del pie, dar masajes con bolas de golf a los arcos del pie. Estos ejercicios pueden ayudar a mantener el pie flexible eliminando los dolores en el arco del pie y el resto del cuerpo. Siempre se debe de usar zapatos cómodos, flexibles, bien ventilados y que tengan buena adherencia al piso.

Cuando su problema es patológico y causa dolor y molestias al caminar o en las diferentes funciones del cuerpo, su quiropráctico puede ajustar o manipular los huesos de su pie, tobillos, caderas y espalda. Los ajustes quiroprácticos van a estimular los receptores nerviosos que hay en sus coyunturas y huesos, aliviando el dolor e inflamación y mejorando la flexibilidad en las coyunturas. En algunos casos se pueden utilizar plantillas o calzado ortopédico hecho a la medida que amortigüen el impacto en el pie y formen los arcos del pie.

Share this post