El Parto en casa y el trabajo de la Partera

El Parto en casa y el trabajo de la Partera

La partería en Puerto Rico sigue tan vigente como hace siglos. Hoy en día, varias Comadronas modernas nos hemos educado para ejercer el arte y la ciencia de la partería. Asistimos partos en la comodidad de su hogar. Ante la crisis del sistema de salud, y una alarmante tasa de cesáreas (48%), las mujeres reclaman sus derechos por un trato gentil, libre de violencia, con más empatía, y sin prisa. ¡Así es como trabajamos las parteras! Somos profesionales de la salud, capacitadas para atender embarazadas completamente saludables que no presenten ningún riesgo. Ofrecemos un cuidado prenatal de excelencia, y junto a la colaboración de un obstetra, corroboramos salud
materno –fetal.
Nuestro trabajo ha sido demostrado por décadas de experiencia en Puerto Rico. Para las familias que tienen dudas, y están considerando esta opción, esta información puede ser beneficiosa:
¿Por qué parir con una Partera? Numerosas investigaciones científicas y estadísticas a nivel internacional indican que los resultados de los partos atendidos por parteras –incluyendo fuera del hospital- tienen igual o mejores resultados que partos en hospital atendidos por obstetras. Las parteras ofrecemos una alternativa segura y más económica; nuestro cuidado es más personalizado y respetuoso; trabajamos en conjunto con nuestras clientas; dependemos menos de la tecnología; y proveemos un cuidado enfocado en la familia, sus necesidades y deseos.
¿Por qué parir en casa? Una mujer puede escoger tener su bebé en su casa por numerosas razones, pero las más comunes son: tener un sentido total de privacidad; beber, comer y moverse a su antojo; opciones de manejo de dolor que no afectan al bebé; tener más control y libertad de elegir quién está presente, dónde parir, en qué posición; no estar conectada a máquinas; menos intervenciones con posibles consecuencias, tales como: oxitocina sintética, epidural, episiotomías, fórceps/vacuums, suero innecesario; gozar de un contacto inmediato e ininterrumpido con su bebé; tener apoyo constante durante la lactancia, entre otros.
¿Y si pasa “algo”? Esta es la pregunta más común. Las mujeres con embarazos saludables, generalmente continúan así, y tienen partos de la misma manera. La mayoría de los problemas que se desarrollan durante el embarazo y el parto, tienen señales con antelación, y podemos ejecutar un plan para prevenirlos o manejarlos. No todos los problemas requieren un “viaje” al hospital. A veces, con cambiar de posición o hidratarse, se resuelve la situación, por mencionar sólo un ejemplo.
Una Partera está capacitada y entrenada para identificar y manejar cualquier situación que sea fuera de lo normal. Si surge una complicación, tenemos equipo de emergencia. Si fuera necesario un transporte al hospital, la Partera irá contigo para que puedas recibir el cuidado obstétrico que necesitas. No todos los transportes requieren ambulancia, ni son emergencias graves.
No hay garantías de que –aún en un hospital– pueda prevenirse una situación; por lo que es importante que las familias que consideran un parto en el hogar, estén dispuestas a asumir esta gran responsabilidad.

 

Por: Gina G. Dacosta, CPM
Partera Profesional Certificada y Educadora en Lactancia 

Share this post