Él no dice lo que siente ¿Cómo suele manejar un hombre sus emociones?

Él no dice lo que siente ¿Cómo suele manejar un hombre sus emociones?

Por: Lcda. Yashira Brito
Psicóloga, Especialista en Trastornos de Ansiedad

“Los hombres no lloran”. “Es que mi pareja no expresa lo que siente”, “Es que es muy seco”; ¿Te suenan familiar estas expresiones?

Un hombre que llora es considerado débil y lamentablemente eso se inculca desde la infancia. Es como un decreto que les obliga a reprimir los afectos si no quieren ser tachados de afeminados. Cuando siente que se acerca al mundo emocional, comienza a sentirse inseguro pensando que va perder su identidad masculina, además de ser visto por los demás como frágil. Los condicionantes sociales refuerzan esta conducta en los hombres, puesto que les enseñan a “comportarse como hombres” y a “ser valientes”; porque “los hombres no lloran”.

Cuando hablamos de emociones, para algunos hombres es expresar sus sentimientos de manera que sientan que pueden controlar las circunstancias. El rol tradicional de los hombres conlleva una serie de mandatos sociales, lo cual supone tratar continuamente de ser valiente, competitivo, egoísta, arriesgado, exitoso, fuerte física y emocionalmente. Debemos tener en cuenta que estos aspectos al pasar de los años están cambiando hacia una nueva forma de vivir la masculinidad, mucho más sana para los hombres y para las mujeres.

Al suprimir sus expresiones emocionales el hombre no será capaz de tener experiencias interpersonales satisfactorias debido a esta represión emocional. Olvidando que las emociones forman parte del ser humano, que son intrínsecas a nuestra condición de personas. El reprimirlas continuamente, el no buscar ayuda de profesionales o de personas a su alrededor, el no compartir el dolor; tiene graves consecuencias en la salud, tanto física, como mental.

A la larga; manejar o reprimir los sentimientos de esta manera tiene efectos sobre la autoestima de los hombres, ya que para poder respetarse a uno mismo en conjunto es imprescindible respetar las emociones que todos sentimos, y el hecho de negarlos, hace que surjan cuando menos lo esperan y teniendo más probabilidades a largo plazo de sufrir trastornos como depresión o ansiedad.

Además, las dolencias psicosomáticas tienen la puerta abierta en estas situaciones; la tensión que no se expresa, se acumula en el cuerpo físico dando lugar a alteraciones como enfermedades coronarias, mayor probabilidad de sufrir determinados cánceres, trastornos del sistema inmunológico, etc.

Lamentablemente la expresión emocional más predominante es la ira en los hombres, es vista como una herramienta, siendo esta poco útil para el desarrollo personal. Las represiones de las emociones están relacionadas con los fenómenos de violencia de género, debido en parte, a la falta de estrategias de comunicación emocional, en muchos casos los hombres carecen de estrategias emocionales y de afrontamiento que les ayude a pasar por los momentos duros de la vida, y escogen las estrategias que han aprendido, la ira y la agresividad.

La realidad es que, tanto hombres como mujeres, somos seres humanos emocionales, todos sentimos de la misma manera, lo único que cambia es la forma y frecuencia en que lo expresamos, dependiendo de las personalidades de cada quién.

 

¿Entonces los hombres tienen o no sentimientos?

  • Tienen emociones y experimentan diversos sentimientos como cualquier persona, sólo que la expresión está culturalmente reprimida.
  • Es necesario modificar las expectativas y estándares culturales que se imponen a los hombres desde la infancia para conocer realmente cómo es su emocionalidad y sentimientos cuando se expresan con total libertad.

¿Qué hacer para que los niños y hombres expresen sus emociones?

  • Permite que los demás empaticen contigo, hablar de tus emociones es liberador. Cuando las comunicas, no solo ayudas a que los demás empaticen contigo, sino que también te duelen menos.
  • Cuando expresas tus emociones demuestras honestidad y valentía, sin miedo a ocultar nada.
  • No reprimas las emociones negativas, valídalas, el no hacerlo incrementa la ira
  • Ponerte en el lugar del otro te ayudará a entender mejor la emoción que quieres comunicar, de modo que le estarás ayudando a que te comprendan.
  • Hablar con los hijos de cómo nos sentimos, de esta manera seremos sus modelos y le estaremos enseñando a poner palabras a lo que sienten. También les estaremos trasmitiendo que mostrar cómo se siente uno no es malo, solo hay que saber expresarlo de la manera adecuada.
  • Aceptar y respetar las emociones del niño, escucharle y ayudarle a expresar que siente.

¡Detente y busca la emoción básica!

Cuando sientas una emoción, encuentra un lugar en el que puedas estar tranquilo durante un par de minutos y cierra los ojos. Intenta reconocer la emoción básica a la que corresponde de las siete posibles (tristeza, alegría, enfado, asco, miedo, desprecio o sorpresa).

Aprender a expresar asertivamente tus emociones te conectará no solo con los demás, sino también contigo mismo.

Share this post