El Cáncer Oral

El Cáncer Oral

El cáncer es un conjunto de enfermedades en las cuales el organismo produce un exceso de células malignas. El término cáncer oral, incluye canceres en boca y faringe. Es un cáncer sumamente deformante, su precursor principal son las eritroplaquias y leucoplaquias. Se puede formar en cualquier parte de la boca o la garganta, pero la gran mayoría comienzan en la lengua y el piso de la boca. Los dos tipos de cáncer de cabeza y cuello más comunes son el cáncer de la cavidad oral y el cáncer de la orofaringe. Mundialmente es el 6to cáncer más frecuente, Puerto Rico ocupa el lugar #25 siendo el país con la más alta incidencia en hombres.
 
¿Cuáles son factores de riesgo?
Un factor de riesgo es cualquier factor que aumenta la posibilidad de que una persona desarrolle el cáncer. Existen factores de riesgo que se pueden controlar y otros que no. Aunque los factores de riesgo pueden influir en el desarrollo del cáncer, la mayoría no es una causa directa de esta enfermedad. Además de la edad, sexo y raza, existen otros factores que incrementan el riesgo de cáncer oral. Entre estos factores de riesgo se encuentran:
  • Tabaco – causante del 90% de estos cánceres
  • Alcohol
  • Exposición excesiva a luz solar en la cara
  • Poca higiene bucal y cuidado dental
  • Traumas en la boca o quemaduras en la boca
  • Riesgos ocupacionales
  • Infecciones con Viruses

 

¿Cuáles son los síntomas del Cáncer Oral?
Con frecuencia, el dentista es la primera persona que detecta este tipo de cáncer durante un examen de rutina. Las personas con cáncer oral y orofaríngeo pueden tener los siguientes síntomas.
  • Ardor, Inflamación y adormecimiento de la lengua
  • Dificultad para tragar o masticar, o una sensación de tener algo atascado en la garganta
  • Dificultad para mover la mandíbula
  • Manchas blancas que no desaparecen
  • Movilidad dentaria sin causa aparente
 
¿Cómo se diagnostica la condición y que tratamientos se realizan posterior a un diagnóstico?
Las personas que consumen alcohol y tabaco deben realizarse un examen de detección general una vez al año como mínimo. Es un procedimiento simple y rápido en el que el médico dentista observa si hay anormalidades en el interior de la nariz, la boca y la garganta y palpa el cuello para determinar la presencia de nódulos. Algunas alternativas de técnicas para detección temprana son:
  • Examen oral clínico  (el más importante e indispensable)
  • Prueba de cepillado citilógico –  identifica lesiones orales precancerosas.
  • Espectroscopía Oral y Fluorecencia
  • Teñido vital ¨Toluidine Blue¨
  • Biología Molecular de inestabilidad de microsatélites en saliva (exfoliación de epitilio)
Entre los tratamientos que se ofrecen posterior a un diagnóstico de cáncer son: Cirugía, Quimioterapia, Radioterapia, o la combinación de ellos. Todo va a depender de  lo que indique su médico.
Por: Elba C. Díaz Toro, DMD, MSD, MPH
Catedrática Escuela de Medicina Dental Recinto de Ciencias Médicas de la UPR

Share this post