Consuma pescado de manera segura

Consuma pescado de manera segura

Durante la Semana Santa las familias puertorriqueñas llevan a sus mesas como plato principal el pescado, principalmente fresco. Sin embargo, el manejo inadecuado del pescado puede resultar en una visita a la sala de emergencias. Por esto, Mayra Toro, Secretaria Auxiliar de Salud Ambiental del Departamento de Salud de Puerto Rico nos aconsejó sobre cómo evitar la intoxicación por el consumo de pescados.
“Es bien importante velar por la temperatura, porque un pescado fresco que no se mantiene a temperatura comienza un proceso natural de descomposición y si ese pescado ha estado por un largo periodo de tiempo fuera de refrigeración, ya eso pudiera ser un factor para que al momento de consumirlo nosotros nos enfermemos” explicó Toro.
El pescado se debe de mantener a una temperatura de 40 a 41 grados Fahrenheit mientras se mantiene crudo. Al momento de la cocción se debe elevar a 145 grados Fahrenheit y mantenerlo caliente hasta el momento de ser consumido.
Si va a comprar el pescado, adquiéralo de un lugar seguro, como lo son las villas pesqueras y los supermercados. “Una venta en la orilla de la calle, en la carretera, donde los peces están ensartaditos colgando de una varita, no es la mejor fuente o el mejor lugar para comprarlo, porque podemos ver que no esta en un factor de temperatura adecuada” expresó la Secretaria Auxiliar.
Al momento de comprar el pescado fresco, Toro recomendó identificar ciertos aspectos que nos indicarán que el pescado está en óptimas condiciones para el consumo:
  • Al momento de tocarlo no está baboso.
  • El pescado tiene un olor suave y agradable.
  • Los ojos están grandes y brillantes, no hundidos.
  • Luego de presionar el pescado, la carne regresa a su posición y no se queda hundida.
  • En los filetes se debe observar que los bordes estén íntegros, que no tenga machas oscuras y la carne no se vea reseca.
Por otro lado, si va a consumir el pescado en algún restaurante debe procurar que le sirvan el pescado caliente, si tiene salsa, que tanto la salsa como el pescado estén caliente. De encontrar áreas frías y calientes o tibias se recomienda que no se consuma.
Al momento de prepararlo en su hogar es importante evitar la contaminación cruzada, esto lo conseguimos alejando el pescado de cualquier otro tipos de carnes.
Otra recomendación es evitar el consumo de pescado crudo, debido a que según dijo Toro “hay peces que en sus músculos se alojan parásitos, y esos parásitos no se eliminan con simplemente marinarlo, se requiere que se lleve un proceso de cocción para matar ese parásito y en otros casos congelación. El consumir pescado crudo representa un alto factor de riesgo.”
Si una persona fue intoxicada por la ingesta de pescado, pudiese presentar los siguientes síntomas:
  • dolor abdominal
  • trastornos gastrointestinales
  • episodios de vómitos
  • episodios de diarrea
  • en algunos casos mareo
Es de suma importancia que si consumió pescado y experimenta alguno de estos síntomas se dirija de inmediato a su médico primario o a una sala de emergencias.
“Es bien importante que cuando vayamos a comprar o a consumir pescado, nos aseguremos de que son peses seguros” exhortó Toro. Algunos de los pescados que se consideran seguros son el mero, el dorado, el chillo y el chapín.
La Secretaria Auxiliar detalló que se debe evitar el consumo de algunas especies de peces, como la barracuda y el jurel negro. “En estos peces hemos encontrado que cuando se consumen hay un alto riesgo de contraer ciguatera, esto una condición donde se afecta el sistema neurológico” sostuvo.
Una persona que contrajo ciguatera puede presentar la siguiente sintomatología:
  • sensaciones de adormecimiento en las extremidades y alrededor de la boca
  • mareo
  • episodios de vomito
  • alteración de las sensaciones para frío y calor
Si se presenta alguna de estas sintomatologías, y se ha consumido alguno de estos peces se debe buscar asistencia médica de inmediato.
Durante la Semana Mayor y el resto del año procure velar por su seguridad al consumir pescado y evite los factores de riesgo como lo son las temperaturas inadecuadas, el consumo de pescados inseguros y de pescado crudo.
Por: Vilmarie Maestre
Redacción enSalud

Share this post