Consejos para un embarazo saludable

Consejos para un embarazo saludable

Recibir cuidados prenatales regulares desde el inicio del embarazo es lo mejor que puede hacer para que usted y el bebé en desarrollo se mantengan sanos durante el embarazo.
En la primera visita prenatal, el profesional de la salud probablemente hable con usted sobre los siguientes pasos que puede seguir para ayudar a garantizar un embarazo saludable:
Tomar ácido fólico – Comenzar a tomar o continuar tomando al menos 400 microgramos de ácido fólico a través de suplementos vitamínicos todos los días para reducir el riesgo de que el bebé tenga defectos del tubo neural. La mayoría de las vitaminas prenatales contienen 400 microgramos de ácido fólico. Si tuvo un bebé con un defecto del tubo neural antes, tomar una cantidad diaria mayor de ácido fólico antes y durante las primeras etapas del embarazo puede reducir el riesgo de recurrencia en un embarazo posterior.
Evitar el alcohol y el tabaco – Tomar alcohol y fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo del niño de tener problemas como trastornos del espectro alcohólico fetal (FASD por sus siglas en inglés) y síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS por sus siglas en inglés). Los efectos pueden ser de leves a graves e incluir discapacidades intelectuales y del desarrollo; problemas conductuales; rasgos faciales anormales; y trastornos cardíacos, renales, óseos y auditivos. El SIDS es la muerte súbita e inexplicable de un bebé menor a un año. Es la principal causa de muerte en niños de entre 1 mes y un año de vida. La mayoría de las muertes por SIDS ocurren cuando los bebés tienen entre 1 y 4 meses.
Consultar a su médico sobre los medicamentos – Hasta la mitad de las mujeres toman cuatro o más medicamentos durante el embarazo. Si bien muchos son seguros, consulte a su médico antes de tomar cualquier medicamento de venta libre, de venta bajo receta o suplemento herbal. Determinados medicamentos para tratar el acné y la epilepsia y algunos suplementos herbales o alimenticios no son seguros durante el embarazo.
Evitar la exposición a sustancias tóxicas – Durante el embarazo, la exposición a la radiación, los pesticidas, algunos metales y determinadas sustancias químicas puede causar defectos de nacimiento, parto prematuro y aborto espontáneo. Si tiene dudas respecto al daño que pueda causar algún producto sobre usted o el feto, evite entrar en contacto con el mismo hasta consultar a un profesional de la salud.
Llevar una dieta saludable.
Elija una variedad de frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos con bajo contenido de grasa para garantizar que el feto en desarrollo obtenga todos los nutrientes que necesita. También asegúrese de beber abundante agua.
La mayoría de las mujeres necesita aproximadamente 300 calorías más al día durante el embarazo. Sin embargo, la cantidad exacta de calorías adicionales que usted necesita depende de su peso antes del embarazo. Si tiene bajo peso, es posible que necesite más calorías. Si tiene obesidad, quizás necesite menos calorías. Hable con su profesional de la salud para averiguar qué es lo mejor para usted y cuánto peso aumentar durante el embarazo.
Llevar una dieta segura.
Evite alimentos como el pescado crudo, la carne que no esté bien cocida, fiambres, embutidos y quesos sin pasteurizar como determinados tipos de queso feta, Roquefort y otros quesos estilo mexicano (blanco, fresco, de crema). Siempre verifique la etiqueta para asegurarse de que el queso sea pasteurizado.
Limitar la ingesta de cafeína.
Algunos estudios sugieren que demasiada cafeína puede aumentar el riesgo de un aborto espontáneo. Consulte a su médico sobre la cantidad de cafeína que obtiene del café, el té o las gaseosas. El médico podría limitar la ingesta de cafeína diaria a 200 miligramos (la cantidad que hay en aproximadamente una taza de café de 12 onzas). Asimismo, recuerde que algunos alimentos que usted ingiere, incluido el chocolate, también contienen cafeína y contribuyen a la cantidad total que consume cada día.
Consultar a su médico sobre la actividad física.
La mayoría de las mujeres pueden continuar realizando actividad física regular durante el embarazo. La actividad física regular puede ayudarla a sentirse mejor, a dormir mejor y a preparar su cuerpo para el parto. Luego de que nace el bebé, puede ayudarla a recuperar su forma previa al embarazo con más rapidez. Consulte a su médico sobre la cantidad y el tipo de actividad física segura para usted.
Mantener un peso saludable.
Aumentar demasiado o muy poco de peso durante el embarazo aumenta el riesgo de problemas para la madre y el bebé. Llevar una dieta saludable y hacer actividad física regular puede ayudarla a mantenerse dentro de los lineamientos de aumento de peso recomendados por el Instituto de Medicina. 
Consulte a su médico sobre la cantidad correcta de peso que debe aumentar según su peso anterior al embarazo.
Hablar con su médico sobre tomar suplementos de vitamina B12 y hierro.
Los suplementos de hierro pueden ayudar a reducir el riesgo de tener anemia por deficiencia de hierro, que es común durante el embarazo. Su médico también podría recomendarle suplementos de vitamina B12 si es vegetariana o vegana.
Realizarse chequeos dentales regularmente.
Es más probable que se le inflamen o infecten las encías  debido a los cambios hormonales y el mayor flujo de sangre durante el embarazo. Asegúrese de informar a su odontólogo si cree que podría estar embarazada, pero es importante que mantenga  los chequeos regulares. Algunas mujeres temen realizarse trabajos dentales durante el embarazo, pero un estudio realizado en el año 2006 y un estudio de seguimiento realizado en el 2011 no mostraron ningún aumento en la cantidad de partos prematuros u otros resultados negativos del embarazo en mujeres embarazadas que se realizaron trabajos dentales.
Redacción enSalud

Referencias:
www.nichd.nih.gov
nacersano.marchofdimes.org

Share this post