Conoce la verdad sobre el Botox

Conoce la verdad sobre el Botox

Por: Dr. Luis J. Ortiz Espinosa
Dermatólogo

Todos los días leemos y escuchamos ofertas de llamados lugares estéticos utilizando alegadamente Botox. Esta práctica ha ido en aumento ofreciendo tratamientos supuestamente con Botox y otras sustancias inyectables a precios increíblemente bajos en lugares donde incluso no hay médicos ni tienen las facilidades apropiadas. Por esto es necesario aclarar y educar sobre lo que es el Botox.

Aunque en el mundo entero se le conozca como “Botox”, el verdadero nombre de la toxina que suaviza las arrugas en el rostro (frente y ojos), se llama Toxina Botulínica Tipo A. Botox es el nombre comercial de la toxina botulínica tipo A de los laboratorios Allergan (pioneros en su uso) y aprobada para uso médico para tratamientos cosméticos y terapéuticos por la FDA. La función principal de la toxina botulínica es actuar como relajante muscular para ayudar a disminuir las líneas de expresión o arrugas dinámicas, que son las que aparecen cuando gesticulamos y movemos los músculos de la cara. Se utiliza no sólo como medida preventiva de relajamiento del músculo durante un tiempo puesto que bloquea los impulsos nerviosos, sino también como tratamiento estético y médico en diversas condiciones.

Se ha confundido la marca con procedimientos que se ofrecen en lugares como: salones de belleza, spa y otras llamadas clínicas donde los supuestos expertos que en muchas ocasiones no son médicos le dicen que es Botox, cuando lo que inyectan o suministran son otras toxinas que vienen de mercados fraudulentos. Utilizan sustancias que no están aprobadas por la FDA, a veces sustancias caseras. No hay control de calidad, por eso su costo es tan económico. En la calle es un peligro hacerse estos procedimientos porque no sabes que te están ofreciendo. Estas sustancias que te quieren vender con el nombre de Botox pudieran provocar reacciones adversas muy serias. Hay cuatro marcas de la toxina botulínica en el mercado. Cualquiera de ellas debe ser utilizada por un médico especialista adiestrado el cual utilizará las unidades correctas para que tenga un efecto positivo y no tóxico en la persona.

El efecto de cada tratamiento puede durar de cuatro a cinco meses. Si se exceden las cantidades podría causar serias reacciones adversas a la persona. Se recomienda a los pacientes que pidan que se les muestre el envase del medicamento para que se aseguren que lo que están usando es el producto adecuado. Se debe confirmar que se está usando el Botox aprobado y que el ambiente donde se lleva a cabo el procedimiento cumpla con los estándares de salubridad adecuada porque de lo contrario se podría exponer a infecciones o reacciones por el llevar a cabo una técnica inapropiada. Debieran sospechar de aquellos procedimientos que se ofrecen a costos increíblemente baratos, ya que pudieran ser fraudulentos. El Botox o cualquier otra de las neurotoxinas aprobadas no son económicos.

Es necesario que primero se oriente con un médico experto en el área, el cual evalúe la condición y establezca el mejor tratamiento o procedimiento necesario. También es importante que pregunten a otras personas que se han hecho tratamientos si están satisfechos con los resultados en el lugar donde se lo hicieron. Recuerde que es importante que se tengan en cuenta los rasgos y características de cada persona, y se atiendan las particularidades de cada rostro individualmente. De manera que se puedan obtener los mejores resultados estéticos posibles.

Share this post