Como ser una mujer productiva y empoderada

Como ser una mujer productiva y empoderada

La mujer de hoy en día, se enfrenta a grandes retos, ya que tiene que cumplir con diferentes roles en la sociedad, que conllevan muchas responsabilidades. Cada mujer es hija, hermana, tía, madre, amiga, estudiante, profesional, ama de casa, además, de mantenerse atractiva para encontrar su pareja ideal o mantenerse atractiva para su pareja. Por lo que la vida diaria de la mujer, puede ser compleja, debido precisamente a esta multiplicidad de papeles.

¿Qué es una mujer productiva y empoderada?

Es aquella mujer que sabe establecer sus objetivos y metas y las logra, que toma control de su vida, que tiene confianza en sus capacidades y logra potenciarlas; en fin alcanza sus sueños.

Algunas características de mujeres productivas y empoderadas:

  1. Reconocen y entienden su valor.
  2. Reconocen cuáles son sus responsabilidades y cuáles no.
  3. Reparten aquellas tareas o responsabilidades (que no son de ellas) a quienes les corresponde.
  4. Establecen prioridades.
  5. Poseen destrezas desarrolladas para la comunicación, organización y la toma de decisiones.
  6. Planifican sus tareas en base al tiempo.
  7. Están decididas a alcanzar sus metas. Sus conductas y actitudes lo reflejan.
  8. Son positivas, aún en los momentos difíciles. Vencen el miedo al fracaso.
  9. No solamente, tienen capacidades y habilidades, sino, que están conscientes de su gran potencial, que aún pueden desarrollar. Son seguras de sí mismas.
  10. Tienen gran capacidad para el análisis.
  11. Reconocen que deben educarse y lo hacen.
  12. Son creativas.
  13. Impactan positivamente su entorno y la sociedad, por lo que son agentes de cambio.

Si reconoces que hay algunas áreas que aún debes fortalecer para lograr ser productiva y empoderada, comienza hoy tu transformación.

  • Primero: identifica aquellas áreas de tu vida que no te hacen feliz o que deseas mejorar.
  • Segundo: establece un plan de acción, donde identifiques las metas (a corto, mediano y largo plazo) y las estrategias que utilizarás para lograrlas.
  • Tercero: diariamente verifica si lo que estás haciendo permitirá lograr tus metas, pregúntate si haz avanzado en tu propósito de lograr cambios. Si no es así, analiza que necesitas para continuar tu camino hacia el cambio.

Por: Jomairy González Galarza, Ph.D.
Psicóloga Clínica

Share this post