Balance entre la escuela y la diversión: ¿Cómo lograrlo?

Balance entre la escuela y la diversión: ¿Cómo lograrlo?

Por: Sheila Pérez
Redacción enSalud

La palabra clave para lograr un balance entre la escuela y la diversión para tu niño y todos en el hogar es: estructura. Si como familia logran organizar los horarios y, sobre todo, ajustarse a ellos, verán como hay tiempo para hacer muchas cosas.

Es importante establecer un horario para las tareas o las actividades. Cada familia determina como agenda sus rutinas. Expertos recomiendan que los niños repasen el material escolar temprano ya que su cerebro esta más activo, al contrario de estudiar o repasar en las noches, cuando el niño ya está sintiendo la carga del día, está agotado y con sueño.

Los niños salen de la escuela con ansias de jugar, ya que esa es su manera de descansar y liberarse. Organizar el tiempo y las rutinas de las tardes es esencial para adaptarse a un horario que permita distribuir el tiempo de mejor manera.

Algunas alternativas para lograr una estructura en el hogar podrían ser:

  • Regular los horarios de sueño: Deben existir ciertas rutinas previas antes de acostarse, como, por ejemplo: se baña, se pone la pijama, juega equis cantidad de tiempo y se acuesta a dormir. De esta manera se va asociando que es hora de descansar y no de jugar.
  • Motívalo para que cumpla sus deberás en las tardes: Debemos guiarlos en las rutinas ya que los niños están inmaduros en la noción del tiempo y en el caso de los más pequeños, no saben leer la hora.
  • Haz tu horario compatible con el de los niños: Es muy probable que tengamos que asistirlos en muchas de las tareas, porque debemos estar a disposición. Podrías intentar que tus niños repacen el material escolar, mientras preparas la cena.
  • Crea hábitos de estudio por horario: Es importante hacer las tareas a la misma hora y mismo lugar. También se recomienda seguir con las rutinas en verano para que no les afecten los horarios al comienzo de clases. A muchas familias les resulta que los chicos estudien al llegar del colegio, mientras los adultos preparan la cena.
  • Establece un horario para jugar: Durante el tiempo de ocio el niño juega a su manera y desborda su imaginación. De igual manera, canaliza sus energías.
  • Mientras menos TV mejor: Para muchos, la idea de dejar a los más chicos viendo TV resulta cómoda ya que estarán tranquilos y tendremos espacio o tiempo de hacer nuestras cosas. Si dejamos a los más chicos ver TV sin nuestra supervisión, estarán expuestos a contenido que tal vez no sea apropiado para su edad y le resta tiempo de hacer otras actividades más productivas para su desarrollo como alguna manualidad o juegos de mesa.

Crear un balance entre la escuela y la diversión podría parecer una tarea complicada. Una vez creadas las rutinas y ajustadas las agendas, solo habrá que respetar los horarios. Cuando organizas tu vida y tu tiempo, todo resulta más simple. Intenta seguir estos consejos y disfruta tu tiempo.

Share this post