Autismo después de la edad escolar… ¿y ahora que?

Autismo después de la edad escolar… ¿y ahora que?

Conscientes de la necesidad que tienen los adultos con Trastorno Espectro Autista (TEA) para vivir una vida independiente, productiva y autosuficiente, en SER de Puerto Rico el equipo de profesionales especializados en trabajar con el autismo, trabajan dando orientación, apoyo y educación a las personas que conviven con el autismo, su familia y la comunidad con el objetivo de reducir los retos que encuentran en su vida diaria.
Destrezas de Vida Independiente – Las personas con TEA, como las restantes personas con diversas discapacidades requieren de recibir adiestramiento en las actividades de vida diaria, más allá del hogar y cuidado propio, de forma que puedan tomar decisiones de forma adecuada y logren desenvolverse en la sociedad que habitan. Entre estos:
  • El uso de teléfonos y computadoras.
  • Aprender a utilizar la transportación pública para allegarse a un lugar seguro, previamente acordado, si se queda solo o perdido en algún lugar imprevisto.
  • Manejar el dinero y las tarjetas de débito automáticas le permite comprar artículos de primera necesidad y/o de su preferencia.
Trabajo – Capacitación para entrar al mundo laboral es uno de los pasos críticos hacia asegurar una vida social, participativa, independiente y con auto-suficiencia financiera. Es importante que la persona que incursionará en la fuerza laboral entienda los retos de su condición y pueda explicarlos. Así logrará mejor adaptación y aceptación.
Actividades recreativas y deportivas – La participación de los jóvenes adultos que conviven con el autismo en actividades colectivas que le permitan socializar y compartir intereses grupales, resulta muy beneficioso para aumentar su interacción independiente en la comunidad. Practicar algún deporte, sea individual y preferiblemente colectivo. De igual modo, aprender alguna de las modalidades de arte, podrían ser útiles como medios de expresión.
Hogar – Aprender a desenvolverse sin supervisión en el hogar permitirá que la persona con TEA pueda vivir sin compañía si fuera necesario. Como por ejemplo, preparar alimentos sencillos sanos, lavar y secar su ropa, guardar sus pertenencias; sacar la basura, apagar luces, desconectar los aparatos electrónicos, aseo cotidiano de la casa, interactuar con sus vecinos, entre otros.
Los niños con trastornos del espectro de autismo son elegibles para recibir los servicios de educación especial a través del Departamento de Educación hasta los 21 años. Posteriormente, si son elegibles, podrían beneficiarse de los servicios que ofrece Rehabilitación Vocacional, agencia adscrita al Departamento del Trabajo.
Información Suministrada por la Sociedad de Educación y Rehabilitación (SER de PR)

Share this post