Atlantic Medical Center en Barceloneta se fortalece con un proyecto de energía solar

Atlantic Medical Center en Barceloneta se fortalece con un proyecto de energía solar

 El Centro de Salud Primario 330Atlantic Medical Center en Barceloneta ahora puede garantizar que sus pacientes continúen recibiendo atención, incluso si se pierde el servicio eléctrico en el futuro, gracias a la instalación de un sofisticado sistema de energía solar.

Atlantic Medical Center, que atiende a más de 14,000 pacientes cada año, instaló paneles solares que pueden soportar vientos huracanados, y cuentan con el almacenamiento en baterías de respaldo, lo que permitirá que las operaciones de salud continúen sin problemas durante futuras emergencias.

El sistema ya está activo y es el más reciente en instalarse en un grupo de la Red de Centros de Salud Primaria 330 en toda la isla que reciben energía de respaldo, con el apoyo de la organización de ayuda humanitaria Direct Relief, a través de fondos de la farmacéutica Abbvie. La Fundación Solar, el Clinton Foundation y Helmsley Charitable Trust también brindaron apoyo para el proyecto.

Representantes de estas organizaciones visitaron el centro y realizaron un recorrido por las facilidades para ver el proyecto y conocer más sobre los servicios que recibe la población, ya que es el proyecto de mayor capacidad que se ha instalado en PR por estas fundaciones.

“Durante meses después de María, las instalaciones de salud en todo Puerto Rico carecieron de energía confiable. La falta de electricidad significaba que no había refrigeración para las vacunas sensibles a la temperatura o la insulina, no había equipos médicos eléctricos y, en muchos casos, no había agua corriente. La falta de electricidadsignificaba una falta de servicios de salud, pero ahora gracias a este proyecto podemos garantizar la continuidad en casos de emergencia”, dijo la Lcda. Leida Nazario Lebrón, directora ejecutiva de Atlantic Medical Center.

Además de proporcionar un respaldo de energía en emergencias, se espera que el uso continuo del sistema fotovoltaico de 263 kilovatios ahorre al centro de salud entre $80 mil y $100,000 anualmente en costos de electricidad.

En respuesta, Direct Relief comenzó a equipar los centros de salud, clínicas e instalaciones comunitarias de Puerto Rico con sistemas de energía resistentes que combinan energía solar, almacenamiento de baterías y generadores de respaldo, lo que permite una operación continua incluso cuando se corta la energía durante días, semanas o meses.

Direct Relief está invirtiendo $4 millones en estos sistemas, que suministrarán más de 1 megavatio de capacidad de producción solar y 1.7 megavatios de almacenamiento de batería. La instalación en Barceloneta es la última en entrar en línea.

Share this post