Alzheimer, lo que usted debe saber

Alzheimer, lo que usted debe saber

Por: Asociación de Alzheimer de Puerto Rico

 

UN ESTILO DE VIDA CAMBIANTE

A medida que la condición de Alzheimer progresa, el paciente dependerá cada vez más de la persona que lo atiende aun para tareas básicas. Las actividades diarias una vez se realizan en forma rutinaria pueden requerir la asistencia o supervisión de la persona encargada de la atención del paciente.

Posiblemente la persona encargada de la atención del paciente deba eventualmente reconsiderar el alcance de actividades aceptables para el paciente a medida que aumenta su incapacidad. Posiblemente no sea adecuado que el paciente trabaje o administre dinero. Actividades que anteriormente eran seguras, como por ejemplo conducir un vehículo, preparar comidas y realizar caminatas sin compañía, pueden convertirse en actividades peligrosas. En las etapas subsiguientes de la enfermedad, ciertos asuntos tales como la higiene diaria y el vestirse pueden estar más allá de la capacidad del paciente y deberán recaer sobre la persona encargada de su atención.

 

INFORMACIÓN A TERCEROS

A pesar de que puede ser difícil compartir la noticia de que una persona allegada padece de la condición de Alzheimer, en muchas instancias puede ser beneficioso hacerlo. Aquellas personas que deben conocer el estado del paciente incluyen los miembros de la familia, los vecinos, la policía y otras personas con quien tanto usted como el paciente mantienen contacto regular. La posibilidad de compartir esta información no solamente puede evitar problemas que pudieran surgir, sino que también puede ayudar a crear un grupo de personas a quien usted puede acudir para que le brinden asistencia en caso de necesidad.

 

LA CONDICIÓN DE ALZHEIMER Y LA FAMILIA

Las personas encargadas de la atención del paciente se encuentran con una carga pesada que puede crear estrés emocional, físico, y económico. La atención a un paciente que padece de la condición de Alzheimer puede requerir sacrificios, cambios en prioridades, y tal vez cambios en los roles que cumplen otros miembros de la familia.

En tales circunstancias, es común que surjan desacuerdos o conflictos familiares o que, si los hubiere, se intensifiquen. Se pueden presentar tensiones conyugales, así como conflictos entre cónyuge del paciente y los hijos adultos relacionados con la atención que se debe suministrar al paciente y quien debe hacerlo.

Muchas de estas dificultades pueden superarse o su impacto puede disminuir aprendiendo o incorporando mayor información sobre la condición de Alzheimer y los servicios disponibles a las familias de los pacientes. Con relación a esto, muchas familias y las personas encargadas de la atención del paciente han encontrado que los grupos de apoyo so de gran utilidad. Al tener conocimiento de los servicios disponibles y al consultar al médico de cabecera, muchas familias pueden hacer planes aceptables para todos sus miembros.

 

EL HOGAR O UNA INSTITUCIÓN

El paciente puede ser atendido en el hogar, siempre que exista un equilibrio saludable entre la atención del paciente y las demás responsabilidades de la persona encargada de su atención. Esto es esencialmente valido con respecto a la propia salud de la persona que los atiende, ya que no podrá esperar brindar una atención adecuada al paciente si no se encuentra en buen estado de salud.

Eventualmente, llegará el momento en que la persona encargada de la atención del paciente ya no pueda manejarlo, aun con apoyo adicional. En este punto, la persona encargada de la atención del paciente deberá considerar instituciones de atención a largo plazo o geriátricos que provean una atención profesional e ideal.

Cualquier pregunta o duda, puede comunicarse a la Asociación de Alzheimer de Puerto Rico al (787)727-4151 o al (787)268-6818. Accesar www.alzheimerpr.com o escribir a asociacionalzheimerpr@gmail.com.


Bibliografía:

Davies P. Alzheimer’s Disease and Related Disorders: An overview. In Aronson MK, ed. Understanding Alzheimer’s disease: What It is: How to Cope With It; Future Directions.

Alzheimer Disease and Related Disorders Association, New York, NY Charles Scribner’s Sons: 1988:3-14

Share this post